Las olas de calor son uno de los fenómenos más temidos en España. El helado es una opción refrescante y apetecible para combatir el calor. Quizás si te decimos que hay un helado casero que puedes preparar en cinco minutos, con un solo ingrediente, y que podrás comerlo sin ninguna culpa, pienses que te estamos tomando pelo. ¡Nada de eso! Cuando pruebes este delicioso helado de plátano comprobarás su cremosidad, pues no tiene nada que envidiarle a otros helados con demasiada grasa.

Noticias relacionadas

Y lo mejor es que para elaborar este helado de plátano tan saludable solo necesitas un ingrediente: plátano. Nada de azúcar ni grasas añadidas como huevo, leche o nata, solo fruta para disfrutar de un helado sano y delicioso. ¡Acompáñanos!

Cómo hacer helado casero de plátano

Si te estás preguntando cómo es posible que un helado elaborado solo con plátano pues ser así de cremoso, se lo debemos todo a la propia textura y consistencia de esta fruta. Sin embargo, para obtener una crema magnífica, debemos congelarlo y después licuarlo, así conseguirás que tu helado de plátano esté más rico que el de la heladería.

De todas las recetas con plátano, esta es sin duda la más fácil, además es perfecto para intolerantes a la lactosa, al huevo o al gluten, ingredientes presentes en muchos helados tradicionales de cualquier heladería.

Ingredientes:

  • 1 plátano maduro más bien grande por persona

Pasos para elaborar helado de plátano casero:

  1. Corta los plátanos en rodajas y rocíalos con zumo de limón para evitar que se oxiden y se pongan negros. Coloca las rodajas en un recipiente, separando las capas con un film para que no se peguen, y ponlas en el congelador, como mínimo, tres horas. Cuando tengas plátanos un poco maduros y no vayas a comerlos todos antes de que se echen a perder, puedes congelarlos y ya los tendrás listos cuando te apetezca preparar helado.

  2. Pasado el tiempo indicado, retira las rodajas de plátano del congelador y déjalo a temperatura ambiente durante cinco minutos. A continuación, colócalo en el robot de cocina, una picadora o licuadora potente unos dos o tres minutos, limpiando los bordes con una espátula de vez en cuando para que se licue bien y consigas una crema homogénea. Sirve de inmediato.

El único inconveniente de este helado de plátano es que se debe preparar en el momento justo en que se vaya a consumir ya que, al hacerse con plátanos congelados, podrás volver a congelarlo cuando esté hecho pero el sabor no será el mismo. Tiene una consistencia muy cremosa, por eso conviene consumirlo recién hecho. Por último, para los más golosos, podéis añadir virutas de chocolate, galletas Oreo trituradas, sirope de chocolate…

Otra variante de helado de plátano casero

Para todos aquellos que quieran perder peso o mantengan una alimentación saludable y cuiden mucho de su cuerpo, el helado de plátano es perfecto en sus dietas. Está delicioso, es muy económico y fácil de hacer, así que gustará a niños y mayores.

Para elaborar este helado de plátano casero, lo ideal es usar un procesador de alimentos, pues el helado queda más cremoso. Para decorar, puedes echar por encima tus toppings preferidos como fruta fresca, frutos secos, semillas variadas, frutas deshidratadas, siropes, miel…

También puedes añadir otras frutas congeladas para experimentar con otros sabores y colores, como los frutos rojos y el mango. Además, si la fruta está madura el helado estará más dulce, así que puedes optar por los dátiles o cualquier endulzante natural.

Lo ideal es congelar los plátanos, al menos, la noche antes, como en la receta anterior. Si a tu máquina le cuesta mucho procesarlos, puedes usar la mitad de los plátanos frescos y la otra mitad congelados, o añadir un poco de leche vegetal. Las mejores para hacer helados son la de coco y las de frutos secos, como la de nueces, almendras o avellanas.

Cuando eches los plátanos congelados al procesador no debes sacarlos hasta que obtengas un helado cremoso. Ten paciencia, tarda en rato en adquirir la consistencia perfecta. Una vez que el helado esté listo, colócalo en un recipiente de vidrio hermético y déjalo reposar durante al menos una hora en el congelador para que solidifique un poco, aunque también puedes comerlo recién hecho.

Gracias a que el helado de plátano es tan saludable, podrás comerlo todos los días sin miedo a engordar o perjudicar tu salud. Incluso puedes hacer bastante cantidad y guardarlo en el congelador en lugar de hacerlo siempre en el momento. Si al sacarlo del congelador está demasiado duro, déjalo unos minutos a temperatura ambiente hasta que esté algo más blando para poder hacer bolas.

Es una de las recetas con plátano más fáciles, tanto que no tienes excusas para no hacerla, además es muy sana y está deliciosa. Toma nota, cuando lo pruebes no podrás dejar de comerlo.

Ingredientes:

  • 6 plátanos congelados
  • Nueces troceadas y miel de caña

Instrucciones:

  1. Trocea los plátanos y congélalos la noche anterior dentro de un recipiente hermético para que tu batidora o procesador de alimentos pueda triturarlo sin problemas.
  2. Incorpora los plátanos troceados y congelados en el vaso de tu batidora o procesador de alimentos, aunque te recomendamos este último porque sale un helado más cremoso, y bate hasta obtener un helado de plátano con una consistencia muy cremosa. Este paso puede tardar un rato, así que ten paciencia.
  3. Cuando el helado esté listo mételo en el congelador durante al menos una hora en un recipiente hermético para que solidifique un poco. También puedes comerlo en el momento, pero estará algo blando.
  4. Es la hora de decorar tu helado de plátano casero con lo que más te guste. Elige cualquiera de las opciones que te hemos mostrado más arriba y… ¡A disfrutar del verano!

También te puede interesar...