La pasta es una maravilla, en España nos encanta y se puede preparar de mil formas diferentes por lo que hay para todos los gustos. Pero seguro que te ha pasado más de una vez que al cocer pasta te ha sobrado y, al ir a gastarla, compruebas que se ha quedado seca. No importa si la recalentamos en el microondas o en la sartén, la pasta tiende a resecarse y es un verdadero problema cuando llegas a casa y solo tienes esa opción para comer.

Debes saber que la mejor alternativa es evitar que se seque. Por eso, en este artículo te mostramos unos cuantos consejos para que aprendas cómo se hace la pasta y cómo evitar que la pasta se seque. ¡Comenzamos!

Cómo cocer pasta

¿Cómo se hace la pasta? Ya sabemos que todo el mundo sabe cocer pasta, pero ¿lo hacemos de forma correcta? Sigue estos pasos para que la pasta no se reseque una vez hecha.

  1. En primer lugar, para cocer espaguetis, macarrones o la pasta que hayas escogido, debes poner en el fuego una olla con un litro de agua por cada 100 gramos de pasta.

  2. Añade un chorrito de aceite de oliva o un poco de mantequilla para evitar que se pegue entre ella. De forma opcional puedes agregar una hoja de laurel para dar sabor.

  3. Mantén la olla tapada para que el agua arranque a hervir antes y cuando lo haga, añade una pizca de sal.

  4. Ahora agrega la pasta que quieras cocer. Al añadirla, el agua parará de hervir, así que espera a que vuelva a bullir removiendo la pasta para que no se pegue utilizando un utensilio de madera, nunca metálico. Sigue el tiempo de cocción indicado en su envoltorio.

  5. A la hora de cocer espaguetis, un truco infalible para saber cuando están al dente es sacar uno del agua y lanzarlo contra la pared de azulejos. Si se queda pegado, estará suficientemente hervido.

  6. Una vez que la pasta esté hervida, escúrrela en el fregadero con la ayuda de un colador. Puedes pasarla por el grifo de agua fría para que no se quede pegajosa.

Cómo recalentar pasta para que no quede seca

Para recalentar correctamente la pasta, tienes las siguientes opciones:

1. Sumergir la pasta en agua hirviendo

Este truco es perfecto para devolverle la frescura a esa pasta fría y dura que dejamos en la nevera el día anterior. Además, podrás calentarla manteniendo su textura suave, pero solo podrás calentar la pasta sin añadidos, este truco no servirá si lleva cremas o salsas.

  1. Coloca una olla con bastante agua en el fuego.

  2. Pon la pasta que vayas a calentar en un colador, mejor si es de metal.

  3. Cuando el agua rompa a hervir, sumerge el colador con la pasta dentro.

  4. Deja la pasta en contacto con el agua unos 30 segundos, retira el colador y prueba.

  5. Si le falta un poco de calor, sumerge de nuevo 15 segundos más.

2. Calentar la pasta en una sartén

  • Añade algún tipo de grasa a la sartén, como aceite, leche, mantequilla, aceite, salsa o incluso agua. De este modo, humedecerás el fondo de la sartén y evitarás que la pasta se quede pegada o se cocine demasiado. Además de agregarle sabor, el líquido ayudará a separar la pasta pegada por el frío.

  • Si vas a añadir una salsa o crema a la pasta, caliéntala primero a fuego bajo. Después de que la salsa haya obtenido el calor suficiente, agrega la pasta y mézclalo todo.

3. Recalentar la pasta en el microondas

Si después de cocer pasta te ha sobrado para otro día, el microondas también puede serte útil. Sin embargo, este electrodoméstico daña la textura de los alimentos, dejándolos secas o grumosos. Con la pasta sucede lo mismo, y dependerá de si esta contiene salsa o no.

  1. Remueve la pasta para distribuir la salsa de forma equitativa. En caso de que vayas a calentarla sola, agrégale un poco de leche o aceite de oliva para mantener la humedad.

  2. Calienta siempre a una potencia media o baja y ten en cuenta el tiempo de calentado. Mejor hacerlo en tandas de un minuto como máximo, mezclar y luego darle otros 15 o 30 segundos más si hace falta.

  3. Cubre siempre la pasta con papel film, por ejemplo, dejando una esquina abierta para que el calor escape, así el vapor se concentrará y se calentará de manera uniforme. De este modo, puedes mantener su textura después de recalentarla en el microondas.

4. Calentar la pasta en el horno

Después de cocer espaguetis, si te sobraron el horno es otra opción muy efectiva para calentar la pasta. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado para que no acabe seca o se gratine en exceso.

  1. Calienta a una temperatura no mayor de 180ºC.

  2. Distribuye de forma uniforme la pasta sobre una bandeja especial para horno. En caso de que la pasta lleve algún tipo de salsa, remueve muy bien para que se mezcle, y si es pasta sola, agrégale un chorro de aceite de oliva o de leche.

  3. Cubre la bandeja con papel de aluminio o de horno e introdúcela en el horno durante 15 o 20 minutos. El papel contribuirá a generar vapor y a distribuirlo por toda la bandeja, de manera que la pasta se calentará de forma óptima.

  4. No olvides revisar la pasta cada cierto tiempo para evitar que la salsa se asiente o se quede pegada al fondo de la bandeja. Si al introducir el tenedor la notas fría todavía, vuelve a introducirla en el horno otros 5 o 10 minutos más.

Ahora que ya sabes cómo se hace la pasta y conoces los mejores consejos para evitar que se seque, no te importará cocer espaguetis u otro tipo sin miedo a que te sobre. ¿A qué esperas para cocer pasta?

También te puede interesar...