Los alimentos congelados son más prácticos, baratos y algunos como las verduras mantienen mejor las vitaminas y los minerales que los frescos. Por ello, se ha incrementado su consumo en los últimos años. En la actualidad, las empresas dedicadas a los productos congelados emplean una técnica conocida como ultracongelación.

Mediante ella se congelan los alimentos recién recolectados a gran velocidad, alcanzando temperaturas de hasta -40ºC. Esto garantiza casi el 100% de su contenido nutricional.

En otro artículo ya hablamos de cómo descongelar la carne sin perder sus propiedades. Ahora hablaremos de las normas básicas de congelación y de descongelación.

Normas básicas para congelar alimentos

Gracias a la ultracongelación podemos disfrutar de una alimentación sana, siempre que no sean procesados, claro. Para mantener toda la calidad de tus alimentos congelados, te mostramos estos consejos que no deberías pasar por alto:

  • El congelador debe estar siempre limpio, cuidado y ordenado. Guarda solo lo que esté en perfectas condiciones y deshazte de los productos que llevan más de un año allí, es probable que estén quemados por el hielo. Asegúrate de que no tenga hielo en la puerta pues hará que entre calor y se produzcan descongelaciones parciales, cristalizaciones y proliferarán los microorganismos.

  • Para congelar de manera ideal necesitarás un congelador de cuatro estrellas, que son los que alcanzan temperaturas de -30ºC. De este modo, se reducirán las reacciones enzimáticas de los alimentos de forma drástica. Sin embargo, si tu congelador es de tres estrellas, solo alcanzará una temperatura de -18ºC, por lo que será adecuado para conservar alimentos ultracongelados de forma previa.

  • Congela la comida por raciones según las vayas a utilizar y pon la fecha de cuándo fue congelado de manera visible. No debes tardar mucho en consumirlo, con el paso del tiempo podría perder sus minerales y vitaminas. Lo ideal es que utilices cada cajón para un tipo de alimentos, así no se producirán transmisión de sabores. Los recipientes, mejor si son cuadrados y de cristal y si usas bolsas de congelación, mucho mejor. Ocupan menos espacio y podrás colocar mejor los alimentos.

  • Descongelar el congelador de vez en cuando también optimizará su rendimiento. Ahora existen congeladores no frost que evitan la acumulación de hielo, aunque son algo más caros. Sin embargo, nunca está de más desenchufarlo y limpiarlo una o dos veces al año.

  • Puedes congelar casi todo lo que se te ocurra, siempre y cuando tomes ciertas precauciones. Los vegetales deben ser escaldados primero para impedir los procesos enzimáticos. Por otro lado, el pescado debe ser congelado en recipientes que no dejen penetrar el oxígeno. Así evitarás que se oxiden las grasas. Las especias y salsas aromáticas también pueden congelarse, así como las salsas excepto el alioli y la mayonesa. La fruta pierde su textura natural al descongelarse, así que mejor cocinarla antes de consumirla.

  • Por último, tan importante es que los alimentos caseros se enfríen antes de proceder a congelarlos, como no romper la cadena de frío desde el establecimiento hasta casa. Para evitarlo, utiliza bolsas térmicas y mételo todo en el congelador lo antes posible.

Cómo descongelar los alimentos

A la hora de descongelar pescado, carne o verduras tendrás que seguir unas pautas para evitar que los alimentos se echen a perder. A continuación, te contamos unos consejos para descongelar de manera correcta tus alimentos.

  1. Lo ideal para evitar el desarrollo de bacterias es descongelar los productos dentro del frigorífico. Si se te ha olvidado hacerlo, la opción de descongelar en microondas te puede sacar de más de un apuro. Es un método recomendable para la carne y para descongelar pescado, aunque pierden algo de aroma al hacerlo. Si has utilizado la técnica de descongelar en microondas, cocina los alimentos justo después de hacerlo, así evitarás que el alimento se contamine y proliferen los microorganismos. Nunca descongeles a temperatura ambiente, en tu comida podrían proliferar múltiples bacterias.

  2. Para no perder las propiedades de los alimentos, lo mejor será que consumas el producto descongelado ese mismo día.

  3. Envuelve en un recipiente impermeable lo que has metido en la nevera para descongelar. Si no lo haces, se pueden contaminar el resto de los alimentos. El exudado que genera el hielo fundido se convertirá en un caldo de cultivo para microorganismos patógenos. De este modo evitaremos que esto ocurra y descongelar pescado, por ejemplo, no supondrá ningún peligro.

  4. Nunca vuelvas a congelar un producto descongelado. De lo contrario, podría aumentar su carga bacteriana aparte de perder todos sus beneficios nutricionales.

Errores al congelar y descongelar

El frío no mata bacterias, solo las paraliza, excepto en el caso del anisakis. Por este motivo, no es conveniente tener más de tres meses los alimentos en el congelador. En cambio, el calor sí mata las bacterias.

Además de descongelar en microondas o en la nevera, también puedes hacerlo con agua fría siempre que el alimento se encuentre dentro de un recipiente. Y mucho cuidado a la hora de descongelar pescado, es muy delicado y podemos echarlo a perder. Por cierto, no tengas el pescado congelado más de tres meses, perderá su grasa y con ella, todas sus propiedades.

El proceso de descongelar en microondas no es homogéneo, ni tampoco un proceso óptimo. Pero si no te queda otro remedio, utiliza la potencia de descongelación que es la más baja. Ya puedes poner en práctica todo lo aprendido, y recuerda mantener una dieta sana y equilibrada