En España, con la llegada del calor, si hay un objetivo que se marca mucha gente durante el verano es ese, sin duda, el de perder peso. Siempre que deseamos cuidar la línea, lo que suele costarnos más es controlar la sensación de hambre. Esto es debido a que las comidas que no engordan hacen que aparezcan entre horas unas ganas terribles de comer, lo que entorpece nuestra misión de bajar esos kilos de más.

Esto puede deberse a que no estás comiendo los alimentos que deberías o estás siguiendo una dieta equivocada. En realidad, existen comidas sanas que no engordan, pero sacian mucho, solo tienes que incluirlas en tu menú diario. Descúbrelas a continuación para cuidarte sin pasar hambre. ¡Allá vamos!

Lista de comidas que no engordan y llenan

La variedad de alimentos saciantes que hay para conseguir calmar nuestro apetito de forma natural es muy amplia. Gracias a sus ricas propiedades y sus pocas calorías, son ideales para incluir en nuestra dieta y lograr alcanzar el peso deseado.

En este artículo, además de mostrarte los alimentos saciantes con menos calorías, también te enseñamos cuáles son las comidas que no engordan y llenan. Presta atención y toma nota, te ofrecemos una lista que te ayudará a organizar tus menús y a evitar la sensación de hambre entre horas.

1. Licuados o batidos detox

Los batidos o jugos detox consisten en un preparado a base de frutas y verduras que tienen como objetivo nutrir nuestro organismo al máximo y de forma saludable. Estas bebidas son perfectas para tomarlas a cualquier hora del día y así, calmar el hambre de una forma natural.

Los ingredientes que suelen usarse para estos batidos son vegetales, frutas y hortalizas con un gran aporte en fibra, agua y que contengan pocas calorías, por lo que serán unos grandes aliados para tu plan de adelgazamiento.

2. Ensalada variada

Las ensaladas son comidas sanas que no engordan, pues están elaboradas a base de verduras e ingredientes saludables y saciantes. Además, son un imprescindible en cualquier dieta para bajar de peso, ya que nos ayudarán a saciarnos de forma muy saludable y óptima para el organismo. Para ello, prepara un plato ligero y abundante evitando el uso de salsas, pasta o ingredientes grasos.

3. Huevos, fuente de proteínas

El huevo es un ingrediente sano y beneficioso para el organismo por estar repleto de proteínas, por lo que es ideal para saciar nuestro apetito nutriendo a la vez nuestra masa muscular. Se aconseja tomarlo en el desayuno para que tu cuerpo se sienta saciado y reduzcas el consumo calórico durante el resto del día.

4. Sopa de verduras

Otra de las comidas que no engordan y calman el hambre son los caldos o sopas de verduras. Como ocurre con los licuados o batidos, los caldos también nos aportan todos los beneficios de las hortalizas y, además, un gran contenido en agua que contribuirá a la eliminación de líquidos y a drenar el cuerpo.

5. Salteado de verduras

No hay mejor plato para una cena ligera o para acompañar cualquiera de tus comidas sanas que no engordan, que un salteado de verduras. También puedes hacer un asado de verduras en el horno para disfrutar de un plato vegetal, delicioso y muy nutritivo.

Por ejemplo, puedes optar por un plato a base de pimiento rojo, verde, champiñón, cebolla, espárragos trigueros, alcachofas, berenjena, calabacín… Todos estos alimentos son ricos en fibra, por lo que saciarán nuestro apetito sin aportar apenas calorías a nuestro organismo.

6. Macedonia de frutas

Otra de las comidas que no engordan y llenan es la macedonia de frutas. Este plato es perfecto para tomar entre horas, por ejemplo, a la hora de la merienda, además es una receta muy saciante y nutritiva. Utiliza diferentes tipos de frutas y, como toque final, añade el zumo de una naranja recién exprimida.

Consejos para saciar el apetito

Ahora que conoces las comidas sanas que no engordan y llenan, es fundamental que conozcas algunos trucos que te ayudarán a calmar el hambre, contribuyendo así con tu dieta de adelgazamiento.

En primer lugar, una alimentación sana no consiste únicamente en saber qué es lo que comes, sino también cómo tienes que comer. Los alimentos son la base de nuestra energía y el funcionamiento de nuestro organismo, por eso debes conocer algunos aspectos clave como estos.

  • Es fundamental que distribuyas tus comidas en cinco tomas a lo largo del día y que procures que nunca pasen más de cuatro horas entre una y otra. Aunque no tengas hambre, es recomendable que tomes algún alimento saludable para evitar así llegar a la siguiente comida demasiado hambriento. Con este sencillo truco conseguirás acelerar tu metabolismo de forma natural.

  • Comienza las comidas que no engordan con una ensalada o caldo, así saciarás tu apetito con productos naturales para adelgazar con facilidad. Por ejemplo, empieza con un jugo de frutas y verduras, un plato de caldo o una ensalada grande para llenarte con ingredientes sanos y un bajo aporte calórico.

  • En caso de que entre horas sientas hambre y no aguantes hasta la comida o la cena, intenta evitar comer galletas o aperitivos como chips o snacks. La mejor opción es optar por tentempiés sanos como frutas, queso fresco, frutos secos, bebidas vegetales con avena…

  • También puedes conseguir calmar tu apetito entre horas tomando infusiones para que las comidas sanas que no engordan tengan unos óptimos resultados. Son perfectas porque cuentan con nutrientes procedentes de las plantas que, junto con el agua, reducirán la sensación de hambre hasta la siguiente comida. Además, puedes tomar infusiones depurativas para evitar la retención de líquidos y, por ende, la aparición de celulitis en tu piel.

También te puede interesar...