Científicos de todo el mundo buscan a contrarreloj estos día un remedio contra el brote global del nuevo coronavirus. En paralelo al desarrollo de una vacuna, los países prueban la eficacia de varios fármacos ya conocidos: algunos antirretrovirales contra el VIH, uno contra la malaria y otro contra el ébola. El objetivo es encontrar compuestos que sirvan para reducir la transmisión del virus, curar a los enfermos más graves y tratar a los más leves.

Noticias relacionadas

Sin embargo, no todos los países apuestan con la misma fuerza por unos o por otros. En el caso de España, donde ya han hay más de 1.000 muertos por COVID-19, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este viernes que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha autorizado dos ensayos clínicos con remdesivir, un medicamento desarrollado para combatir el ébola por la farmacéutica estadounidense Gilead. Por ahora, los ensayos con este fármaco se realizarán en pacientes voluntarios en tres hospitales, La Paz, de Madrid, Cruces, de Bilbao y Clínic, de Barcelona, pero se sumarán más.

A principios de esta semana autorizaba otro con un fármaco antirretroviral para personas infectadas no ingresadas y una segunda parte de éste -para contactos estrechos sanos de los pacientes- con un medicamento ya conocido y que ahora se pone a prueba para tratar la COVID-1, la hidroxicloroquina. 

Se trata de un derivado de la cloroquina, un viejo fármaco contra la malaria que en teoría inhibe la vía de entrada del virus en la célula y actúa contra su crecimiento dentro de ella. Pero esta versión oldie de la hidroxicloroquina tiene una gran pega, es muy tóxico, hasta el punto de que se puede prescribir para provocar abortos.

Una carta publicada recientemente en Nature confirma que es mucho mejor optar por la hidroxicloroquina, a la que se le suponen los mismos efectos que la cloroquina pero con mucha menor toxicidad

Pero en China se ha optado por la versión tóxica y también en un país como Alemania, que ha anunciado la adquisición de grandes cantidades del mismo para llevar a cabo un ensayo clínico. La razón: muchos pacientes chinos se han curado de la COVID-19 con la cloroquina, sin ser no obstante el único fármaco autorizado.

La misma vía ha tomado EEUU, Donald Trump, que ordenó este jueves acelerar los ensayos clínicos en su país para usar en pacientes de coronavirus la cloroquina y el remdesivir. Pero el jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, en inglés) tuvo que desmentir poco después que se hubiera "aprobado" el uso de la cloroquina y el remdesivir en pacientes de coronavirus.

Por esta razón, no es de extrañar que un periodista le haya preguntado a Illa si España pensaba hacer acopio de este antiguo fármaco, a lo que el ministro se ha limitado a contestar: "España está haciendo un esfuerzo para adquirir aquello que nos indican los profesionales que son los fármacos imprescindibles". 

Sin mojarse, el mandatario se ha limitado a decir que no tenía información concreta sobre este medicamento, pero al no utilizarse en ninguno de los ensayos detallados, todo parece indicar que España apuesta más por lo antivirales relativamente nuevos que por fármacos antimalaria tóxicos y antiguos -también más baratos, eso sí-. 

En cualquier caso, España también colabora con la OMS en un gran ensayo internacional, denominado Solidarity, que cuenta con la participación de países de Europa, Asia, América y África, cuyo objetivo es medir la efectividad de los tratamientos que se están utilizando actualmente.

Al mismo tiempo que se llevan a cabo todos estos ensayos, los países buscan la vacuna contra el SARS-CoV-2. A Estados Unidos, China o Alemania se suma España, que según anunció el presidente del Gobierno va a destinar 30 millones de euros para que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) desarrollen la vacuna contra este virus. 

El Ministro Salvador Illa ha descartado este viernes intensificar las medidas de protección adoptadas hasta ahora por España, que, ha dicho, están entre las más duras de la Unión Europea y el mundo, y ha asegurado que, "si se cumplen a rajatabla, nos ayudarán a derrotar el virus". Se espera que el país roce los 30.000 casos positivos este domingo.