Los implantes mamarios son un tipo de cirugía estética muy popular a lo largo y ancho del planeta. Destacan sobre todo en Estados Unidos, donde es la intervención quirúrgica con fines estéticos más popular. Como todas las cirugías, tiene sus riesgos, como la posibilidad de poder causar infecciones debido al mismo implante -una complicación cada vez menos común gracias a los nuevos materiales utilizados-.

Noticias relacionadas

Sin embargo, recientemente, un estudio presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Europea de Cardiología ha detectado un perjuicio más ligado a este tipo de intervención estética: los implantes mamarios pueden alterar los resultados de los electrocardiogramas.

Implantes mamarios y falsos infartos

Según este nuevo trabajo, los implantes mamarios pueden llegar a causar un falso diagnóstico de infarto mediante el uso de electrocardiograma. Esta prueba diagnóstica es de uso muy común en situaciones de dolor de pecho, ya que mide la actividad del corazón.

Por otro lado, los autores del estudio también comentan la dificultad para poder ver correctamente el corazón mediate ecocardiografía. Esto se debe a que los ultrasonidos no pueden penetrar a través de los implantes, y por ello buscaron saber si los electrocardiogramas también podían verse afectados por estos implantes.

Para el estudio, los investigadores analizaron a 28 mujeres que poseían implantes mamarios y 20 mujeres de edad similar sin implantes. Todas ellas estaban sanas y sin problemas cardíacos conocidos. Sin embargo, al realizarles un electrocardiograma, algunas de las mujeres con implantes mamarios dieron resultados anormales: el 38% de los electrocardiogramas de las mujeres con implantes fue clasificado como anormal por un electrofisiólogo. Por su parte, otro electrofisiólogo clasificó como anormales hasta el 57% de dichos electrocardiogramas.

La única diferencia entre ambos grupos de mujeres eran los implantes mamarios, por lo que se llegó a la conclusión de que el problema eran dichos implantes y no las pruebas cardíacas como tal. Además, aunque fue complicado, se les realizó una ecografía del corazón o ecocardiograma a todas las mujeres demostrando que no existía enfermedad estructural en sus corazones.

Qué pruebas se realizan en un dolor de pecho

Un electrocardiograma suele utilizarse para analizar la actividad eléctrica el corazón. Es una prueba que suele realizarse por diversos motivos, desde dolor en el pecho en forma de presión hasta causas como palpitaciones o mareos. Para realizar dicha prueba se usan electrodos a lo largo del cuerpo -seis sobre el pecho y cuatro en las extremidades, junto a las muñecas y los tobillos-.

En el caso de ese estudio, aunque no se ha buscado saber por qué se producen los resultados anormales, es probable que los implantes mamarios alteren el paso de la electricidad entre los electrodos y por ello se produzcan resultados falsos.

Además de un electrocardiograma, en una persona que sufre dolor de pecho sugestivo de posible infarto cardíaco también se realizan otras pruebas como una radiografía del pecho y análisis sanguíneos, ya que existen determinadas moléculas que se alteran en un infarto de corazón verdadero.

Los investigadores responsables del estudio sugieren que en este tipo de pacientes es necesario más si cabe realizar estos análisis sanguíneos con el fin de descartar un falso negativo -detectar un infarto en un electrocardiograma que no sea real-.