La mayoría hemos escuchado hablar del baobab por primera vez leyendo las páginas de El Principito. También llamado Adansonia, árbol botella o pan de primate, este majestuoso árbol pertenece a la familia de las Malvaceae y cuenta con ocho especies diferenciadas. Seis de ellas crecen en la isla de Madagascar, una en el África continental y otra en Australia. Su fruto está considerado un superalimento porque apotar una gran cantidad de nutrientes saludables para los huesos, la piel y el corazón. Con un aspecto parecido al del coco y un peso de algo más de un kilo, tiene un sabor agridulce y se consume su pulpa seca. Suele tomarse como un suplemento aunque también acompaña algunas recetas como espesante o topping. De sus hojas también se extrae aceite esencial muy apreciado en la cosmética por frenar el envejecimiento.

Noticias relacionadas

Entre sus cualidades más valoradas está su contribución para paliar estados de anemia y fatiga. Su alto contenido en hierro lo convierten en un importante aliado de la hemoglobina, encargada de transportar el oxígeno a las células. Regula la presión arterial gracias a sus altos niveles de potasio, un mineral con efecto vasodilatador que también previene el taponamiento de los vasos sanguíneos reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Asimismo, ayuda al sistema inmunitario por su riqueza en vitamina C y su poder antioxidante, consiguiendo que asciendan los niveles de glóbulos blancos y se fortalezca de este modo la inmunidad. De hecho, el baobab tiene seis veces más vitamina C que la naranja y 20 veces más antioxidantes que las bayas de açai.

El consumo de baobab también aporta beneficios para los huesos y la piel. En primer lugar, fortalece el sistema óseo al contener calcio y magnesio, dos de los minerales fundamentales para nuestro esqueleto. De hecho, este fruto forma parte de las dietas para prevenir y paliar patologías como la osteoporosis, la ostopenia y otras relacionadas con la descalcificación. Es beneficioso para la piel por un componente del que ya habíamos hablado: la vitamina C. Esta es esencial para producir colágeno que, a su vez, resulta indispensable para estimular el crecimiento y la cicatrización de tejidos. Asimismo es básica para producir elastina, responsable de la elasticidad y la tonificación de la piel, por eso una de sus cualidades más apreciadas tiene que ver con sus propiedades antienvejecimiento y su valor para combatir las estrías.

Valor nutricional del baobab

El valor nutricional por 100 gramos de pulpa de baobad es el siguiente:

Calorías: 170-280 kcal

Hidratos de carbono: 78-90 g

Grasas totales: < 1 g

Fibra: 40-50 g

Proteínas: 1,8 - 3 g

Azúcares: 25 - 34 g

Vitamina C: 150 - 300 mg

Calcio: 250 - 350 mg

Hierro: 0,7 - 3 mg

Potasio: 2.000 - 3.000 mg

Cómo tomar baobab

El baobab se comercializa tanto en cápsulas como en polvo, en herboristería y otras tiendas especializadas, para tomar como un suplemento alimenticio y mezclarse en batidos, purés, masas, sopas, zumos, cereales, repostería, rebozados o yogures. Conviene seguir las recomendaciones de cada fabricante, pero generalmente se sugiere que su consumo no exceda de 12 gramos al día por su gran cantidad de fibra, que podría provocar molestias digestivas.

Como ocurre con muchos otros superalimentos, lo ideal es consumirlo con moderación. No existen todavía estudios concluyentes sobre los posibles efectos secundarios de este fruto, con lo que conviene consultar con un profesional antes de incorporarlo a nuestra dieta, especialmente en personas que están tomando un tratamiento crónico, mujeres embarazadas o lactantes y niños pequeños.

También te puede interesar

Bronceado diez: Exfoliantes

Botsuana: un paraíso salvaje

Las curiosidades sobre las flores más interesantes