Durante años, diversos estudios científicos han señalado la relación entre un estilo de vida saludable, consistente principalmente en no fumar, realizar ejercicio físico y llevar una dieta sana, y la reducción del riesgo de sufrir diferentes tipos de cáncer. 

Noticias relacionadas

Respecto al factor de llevar una dieta equilibrada, un equipo de investigadores del Institut National de la Recherche Scientifique (INRS) de Canadá ha realizado una investigación, publicada recientemente en la revista Nutrients, que sugiere que es esencial para prevenir el cáncer. Concretamente, el cáncer de próstata.

La Sociedad Canadiense del Cáncer estima que hasta 23.000 canadienses serán diagnosticados de cáncer de próstata durante 2020. Y, a pesar de que existen muchos factores de riesgo relacionados con esta enfermedad, cada vez son más los estudios que se han centrado en la dieta como factor de riesgo, cuya implicación está más que demostrada en otras patologías como la enfermedad cardiovascular, diabetes y obesidad, entre muchas otras.

Así, el equipo dirigido por la profesora Marie-Élise, junto a la estudiante de doctorado del INRS Karine Trudeau, usando datos de un estudio realizado en Montreal entre los años 2005 y 2012, identificaron una relación entre la dieta y el cáncer de próstata analizando hasta tres perfiles dietéticos diferentes.

Entre los perfiles dietéticos estudiados se encuentran: una dieta saludable, una dieta occidental rica en sal y alcohol, y una dieta occidental rica en bebidas azucaradas.

- La dieta saludable se basa principalmente en frutas, verduras y proteínas vegetales como el tofu o frutos secos.

- La dieta occidental rica en sal y alcohol se basaría en un alto consumo de carne y bebidas como cerveza y vino.

- La dieta occidental rica en bebidas azucaradas se basaría en un elevado consumo de pasta, pizza y comida rápida en general, postres ricos en azúcar y refrescos.

El riesgo de una dieta rica en azúcar

Tras tener en cuenta factores como la edad, raza, nivel educativo, antecedentes familiares y fecha del último examen de detección de cáncer de próstata, los investigadores detectaron una relación: la dieta saludable reduciría el riesgo de cáncer de próstata.

Por el contrario, una dieta occidental rica en azúcar se asociaría con un mayor riesgo de sufrir cáncer, sobre todo en sus formas más agresivas. Sin embargo, paradójicamente, el estudio no encontró una relación entre la dieta occidental rica en sal y alcohol y el riesgo de sufrir este tipo de cáncer.

En este caso, destacan las investigadoras, su enfoque no fue la búsqueda de un nutriente o grupo de alimentos en especial, sino de patrones dietéticos más amplios, dado que aislar el efecto de un solo nutriente es muy complejo.

De hecho, según los científicos, las personas deberían fijarse más en un estilo dietético determinado y no tanto en uno u otro nutriente, dado que se sabe que existen sinergias e interacciones entre los diferentes tipos de nutrientes que pueden empeorar una determinada situación.

El estudio, por tanto, ha analizado los hábitos alimenticios de forma conjunta, con el objetivo de elaborar estrategias de prevención contra el cáncer de próstata, siendo este el tipo de cáncer más común entre los hombres en el país norteamericano y en muchos otros países.