El consumo de verduras, fruta, pescado y lácteos bajos en grasa podría mejorar la concentración espermática, una de las variables que determinan la calidad del semen, según un estudio presentado durante el X Congreso Nacional de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (Asebir).

Noticias relacionadas

La investigación, realizada con jóvenes españoles de 18 a 23 años, ha evidenciado una asociación entre la adherencia a la dieta contra la hipertensión conocida como 'DASH' y un marcador de la fertilidad masculina como es el recuento de espermatozoides.

"Observamos que los jóvenes que seguían más de cerca una dieta con alta ingesta de frutas y verduras, lácteos bajos en grasa, cereales integrales, pescado y baja ingesta de sal, carne procesada y bebidas azucaradas, como es la dieta 'DASH', registraban una mayor concentración espermática", ha explicado el investigador de la Universidad de Murcia y uno de los autores del estudio, Jaime Mendiola.

Dicho esto, el experto ha destacado que la concentración espermática ha disminuido en más de un 50% en varones occidentales en los últimos 40 años. "Se ve un declive general en la calidad del semen en la población masculina mundial y de forma más acusada en varones de América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda, quienes registran una disminución del 50-60 por ciento en recuentos espermáticos", ha detallado Mendiola.

Entre las causas, el experto ha apuntado a factores de hábitos de vida, como ingesta alimentaria y sedentarismo, tabaquismo, exposición a tóxicos y contaminantes ambientales, incluida la exposición durante el embarazo. Del mismo modo, se ha referido al efecto que sobre la salud en general, también la reproductiva, ejerce el cambio climático.