Una tortilla de patatas recién hecha.

Una tortilla de patatas recién hecha. Fabián Pérez Rego Pixabay

Nutrición

Ésta es la mejor tortilla de patatas envasada que puedes comprar en el supermercado

Los amantes de la tortilla envasada deben llevar cuidado con el tipo de aceite que incluye este producto y la cantidad de sal. 

Noticias relacionadas

La tortilla de patatas es, desde hace mucho tiempo, el santo y seña de la cocina española. Un emblema de la gastronomía patria que luce esplendoroso allende los mares y que ha sido bendecido por los mejores chefs. Se trata de una receta tan sencilla como exquisita, que se elabora con tres o cuatro ingredientes (dependiendo de si eres concebollista o sincebollista) y que desde hace algún tiempo se vende envasada en los supermercados. ¿Se trata de una alternativa saludable? ¿Cuál es la mejor tortilla de patatas que podemos encontrar en las grandes superficies?

En realidad, antes de responder a estas preguntas deberíamos plantearnos si la receta tradicional podría formar parte de una dieta saludable. "Como pasa con casi todo, la salubridad o no de la tortilla de patatas va a depender del resto de la alimentación, así como de los hábitos que la rodeen", explica el dietista-nutricionista y divulgador Daniel Ursúa. "Dicho esto, no debemos olvidar que las patatas no tienen una alta densidad nutricional, el huevo es un alimento proteico y el aceite (aunque sea de oliva) en fritura aumenta considerablemente la carga energética de cualquier plato", añade. 

Ursúa recuerda que las patatas, "por su bajo aporte en fibra", no pueden considerarse una verdura y, por lo tanto, tampoco podemos atribuirles los beneficios que éstas tienen para la salud. "Además, este bajo aporte de fibra hace que tengan un índice glucémico muy alto y aporten poca saciedad. Siempre va a ser mejor comerlas cocidas que fritas, pero no debemos caer en el error de contabilizarlas como verdura y comerlas con esa asiduidad", apunta el nutricionista.

Lo cierto es que la tortilla de patatas envasada que podemos encontrar en el supermercado, por lo general, es bastante fiel a la receta original. Si acudimos al listado de ingredientes, en la mayoría de los casos podemos ver que el ingrediente principal es la patata, que puede llegar a formar parte del producto hasta en un 50%. Además, incluye también huevo pasteurizado, cebolla y, si hay suerte, aceite de oliva virgen extra, que a menudo se mezcla con otro tipo de aceites vegetales como el de girasol.

Las marcas que fabrican tortilla envasada suelen utilizar también fermentos lácticos, levaduras y estabilizantes como el carragenano, la goma garrofín y la goma xantana. Tal y como explica Ursúa, estos aditivos, que son perfectamente seguros, cumplen distintas funciones tecnológicas dentro del producto: desde mejorar la palatabilidad hasta prolongar la vida útil de un alimento que, de otra forma, apenas duraría dos días en la nevera. Así, su mera presencia en este alimento no lo convierte en un producto insano.

Dicho esto, la clave para elegir la mejor tortilla envasada del supermercado nos la dará la calidad del aceite que utilice, que debería ser siempre aceite de oliva (a poder ser virgen extra), y la cantidad de sal que contenga (que, por lo general, no sobrepasa los 1,5 gramos por cada 100 gramos). "El problema de las tortillas envasadas es que no controlamos ni la cantidad de aceite que se utiliza en su elaboración ni la sal", remacha el especialista. "En ese aspecto, lo único que podemos hacer es buscar la que menos cantidad total de sal tenga y la que mejor aceite utilice". Por lo tanto, convendría huir de aquellas en las que se utilice aceite de girasol o similares y/o que perviertan la receta clásica con ingredientes insanos como el chorizo, por ejemplo. 

¿Y la tortilla de patatas con cebolla es una variedad superior a la tortilla sin cebolla desde el punto de vista nutricional? El nutricionista responde con sorna: "Sobra decir que la tortilla de patatas con cebolla es la única que debería consumirse, lo otro es un sucedáneo que nunca debería haberse dado". Bromas aparte, Ursúa confirma que cuantos más ingredientes saludables incluya un plato, mucho mejor. "A más ingredientes saludables, mejor producto final y más variedad de nutrientes. En cualquier caso, no considero que haya una gran diferencia entre una y otra. Ambas deberían acompañarse con una fuente vegetal como guarnición", finaliza.