Las neveras de los supermercados comienzan a llenarse de lechuga cortada y zanahoria rallada, y los congeladores de pimientos y cebolla troceados. Ante la novedad de estos productos -que podrían producir rechazo al consumidor al estar envasados- muchos se preguntan si realmente son productos saludables. A lo que podemos responder que sí, según explicaba Natalia Moragues, dietista-nutricionista y farmacéutica, a EL ESPAÑOL.

Noticias relacionadas

Estos son procesados saludables, aunque es preferible que uno mismo se prepare estas verduras en casa, ya que el alimento va a ser mejor, más natural, más fresco y va a tener más nutrientes, según explica la especialista. Para la experta, las verduras congeladas que vienen troceadas son otra buena opción: "Generalmente es el producto lavado, cortado, congelado, y punto. Como mucho, puede haber sido sometida a un proceso para evitar que ennegrezcan". Pero matiza que, aunque sea una opción saludable, "lo suyo es, por ejemplo, aprovechar la temporada de pimientos, comprarlos, trocearlos en distintos tamaños y congelarlos en bolsas".

Moragues señala como hándicap de este formato que es más caro que comprarlo y trocearlo uno mismo en casa. Asimismo, alerta de que no hay dejarse llevar por los envases, aunque puedan ser similares: "Las que no son saludables son aquellas que vienen precocinadas y normalmente pueden llevar grasas que no son saludables o azúcares añadidos", como las típicas verduras a la parrilla.

[Más información: Radiografía de las verduras congeladas, en lata y en bote: ¿son peores que las frescas?]