A día de hoy, el alto nivel de consumo de azúcar en la dieta occidental es considerado como el principal factor tras la epidemia de obesidad -y muy particularmente, de obesidad infantil- así como de sus enfermedades relacionadas, como la diabetes. Tanto es así que ha pasado a desbancar a las grasas como enemigo número uno, ya que no todas son malas mientras que los edulcorantes tienen poco o ningún beneficio en contrapartida a sus efectos nocivos. 

Noticias relacionadas

El debate sobre cómo mejorar la alimentación de los niños llegó a la gala de Navidad de Masterchef Junior, pero bajo unas premisas erróneas que han indignado a los expertos en nutrición. La presentación corrió a cargo de Marta Verona, ganadora de Masterchef 6, que dio a conocer a los niños participantes en esta edición una serie de alternativas al azúcar refinado: melaza, azúcar mascavado, panela, sirope de agave, sirope de arce y miel.

"Lo que diferencia estos ingredientes es que, al no estar refinados, contienen otras vitaminas y minerales, y no vamos a consumir solo las calorías y la energía del azúcar. Nos nutrimos más"- aseguró. Para abundar en el equívoco, la cuenta oficial de Televisión Española en Twitter publicaba un vídeo sobre la intervención afirmando que se trataba de una "Masterclass sobre alternativas más sanas que el azúcar". Posteriormente, se retractaban hablando de "alternativas más nutritivas".

La frase original es directamente una mentira, mientras que la corrección sigue conduciendo a error: ninguna de los seis edulcorantes "naturales" propuestos es más "sano" que el más refinado de los azúcares, y el contenido nutricional adicional que aportan es inapreciable en comparación con sus perjuicios. Mikel Iturriaga, responsable de El Comidista, lo denunciaba así: "Demencial que la televisión pública desinforme de esta manera, y encima en un programa con niños".

Antonio R. Estrada, responsable de SinAzúcar.org, ponía el foco en la panela, que como explicaba Verona, es junto a la melaza y el moscovado un derivado del azúcar de caña, menos refinado que el moreno y el blanquilla. "Tiene tan pocos nutrientes que tendrías que tomar más de 160 cucharadas al día para llegar a las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales". 100 g de estos productos, ilustraba, equivalen a 94,5 g de azúcar blanco.

¿Qué micronutrientes contienen estos derivados poco refinados de la caña? Vitaminas A, B, C, D y E, destacando sobre todas ellas las del grupo B. Por cada 100 gramos de panela se pueden obtener 81 mg de magnesio, 80 mg de calcio, 68 mg de fósforo y 12 mg de hierro, junto a trazas de otros como potasio, manganeso, zinc, cobre, fluor o selenio. Sin embargo, las diferencias solo se apreciarían por un consumo masivo de estos azúcares que sería perjudicial de forma inmediata, más aún cuando se pueden obtener sin problemas con una dieta equilibrada.

"Siendo objetivos y pragmáticos, cualquier individuo que consumiese 100 g de panela de golpe probablemente sufriría un severo problema gastrointestinal en el momento"- escribía Roberto Méndez en EL ESPAÑOL"El perjuicio es mayor que el beneficio, dado que se están consumiendo entre 350 y 400 calorías para obtener apenas unas trazas de micronutrientes que es más fácil encontrar en otros alimentos mucho más interesantes nutricionalmente".

En cuanto a los siropes de agave y de arce, populares en la gastronomía mexicana y canadiense respectivamente, son "disoluciones acuosas con un contenido en azúcares que oscila entre el 70 y el 90%"- explicaba la química y divulgadora Déborah García Bello en Cuadernos de Cultura Científica. Su base es la fructosa, más calórica que la glucosa, y su contenido adicional al azúcar también gira en torno al 5%. Por tanto, su aporte nutricional sigue siendo "irrelevante".

Y por último: ¿qué decir de la miel, ingrediente ancestral de dulces y remedios? Que lo natural no siempre es más sano, como los Dietistas-Nutricionistas y Tecnólogos de los Alimentos se afanan en repetir: 100 gramos de este alimento contienen 79 gramos de azúcares. O lo que es lo mismo, la miel es en un 79% glucosa y fructosa. El zinc, el hierro, la vitamina B o la vitamina C apenas suponen entre el 0,5% y el 1% de su contenido nutricional.

"Está compuesta por los mismos azúcares que el resto de azúcares que podemos consumir", explicaba Gemma del Caño, farmacéutica y divulgadora especializada en seguridad alimentaria, en EL ESPAÑOL. "Cuando estos llegan al organismo no preguntan: '¿Usted es refinado?'. Así que desde ese punto de vista no hay diferencia". O dicho de otro modo, no hay alternativa saludable alguna al azúcar.