Un sistema frontal que arrastra una masa de aire frío y húmedo de origen atlántico dejará a partir del jueves cielos nubosos o cubiertos con lluvias y chubascos, que podrán ser localmente intensos y persistentes en el litoral cantábrico y área pirenaica, y acompañadas de tormentas ocasionales en el noreste de Baleares y zonas de Cataluña. También son probables, aunque más débiles y dispersos, en otras zonas del noroeste y centro peninsulares, sin descartarlas en el resto de la Península, especialmente en zonas de montaña.

Noticias relacionadas

El viernes, continuarán las precipitaciones localmente intensas y persistentes en el norte de Galicia, área Cantábrica, y alto Ebro, y probablemente en forma de chubascos y tormentas en Pirineos y noreste de Cataluña. En Baleares, también se esperan chubascos y tormentas ocasionales. En otras zonas del norte y este de la Península, se espera una cierta estabilización frente a días anteriores.

La cota de nieve podrá tener un descenso en Pirineos y cordillera Cantábrica, hasta situarse en torno a los 1400/1600m. En Canarias continúa la probabilidad de lluvias en el norte de islas de más relieve. Las temperaturas descenderán en casi todo el país, descenso que podría ser notable en el tercio noreste peninsular y Baleares. Vientos del oeste y noroeste en la Península y Baleares, que podrán ser fuertes o con intervalos de fuerte en litorales y zonas altas del norte y este de la Península y en Baleares. Del noreste en Canarias.

El sábado 26 continuarán las precipitaciones abundantes y con cierta persistencia en el norte de Galicia, área cantábrica y Pirineos. En Baleares, también hay posibilidad de chubascos y tormentas ocasionales. La probabilidad de precipitaciones se restringe a zonas montañosas de la mitad norte peninsular, manteniéndose la tendencia a la estabilización del día anterior.

A partir del domingo 27, predominio de la situación anticiclónica en la Península, aunque en el Cantábrico y norte de Navarra se mantendrán las precipitaciones que podrán ser localmente persistentes, y en el entorno de Baleares, no se descarta algún chubasco. En Canarias continúa la probabilidad de lluvias en el norte de islas de más relieve.

Alerta este lunes

El riesgo (amarillo) por lluvias intensas y por tormentas se limitará este lunes a las provincias de Gerona y Barcelona en Cataluña y las islas de Mallorca y Menorca, después de varios días de precipitaciones generales en buena parte de la Península, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que este lunes espera una jornada de cielos nubosos y de precipitaciones que también afectarán al Cantábrico.

Así, tendrán aviso amarillo por riesgo de precipitaciones, que podrán acumular más de 20 litros por metro cuadrado en una hora, en el prepirineo de Barcelona y en el pirineo de Gerona, zonas ambas en las que también persiste el riesgo de tormentas.

En general se espera un inicio de la semana con cielos nubosos o cubiertos en el extremo norte peninsular, con chubascos y algunas tormentas ocasionales que pueden ser persistentes en el Cantábrico más oriental y localmente fuertes en el Pirineo catalán.

También prevé que se registren chubascos y tormentas en Baleares y no se descarta que lleguen a ser fuertes en el archipiélago. Con menor probabilidad y de forma más débil y dispersa, también podrían darse en otras zonas del tercio norte peninsular y sierras de Castellón.

En el resto de la Península la AEMET ha pronosticado intervalos nubosos mientras que en Canarias la jornada será de cielos poco nubosos o despejados, aunque con algunas nubes bajas en el norte. En el oeste de la meseta norte se prevén posibles bancos de niebla matinales.

Las temperaturas máximas ascenderán en el Golfo de Cádiz y descenderán en el País Vasco, Cataluña y las áreas de la Comunidad Valenciana. Las mínimas bajarán en el oeste de la meseta y subirán en el interior sur de Andalucía, mientras que en el resto no se esperan cambios.

Finalmente, la AEMET espera que sople viento del noroeste en el País Vasco, alisios en Canarias y de poniente en el Estrecho, con vientos flojos en el resto del país.