España sigue inmersa en un temporal, el primero importante de este año. Aunque éste se note en la presencia de nieve, lluvia y en la agitación del mar, el protagonista absoluto es el viento, que provoca mucha nubosidad en el tercio norte peninsular. 

Así, en aquella zona la situación marítima es complicada y además la sensación términa es más baja de la que marcan las temperaturas. 

En el resto de la Península son habituales las heladas de diferente intensidad, los cielos nubosos y las bajadas en la cota de nieve.