La ESA da nuevos pasos encaminados al establecimiento de una futura base habitable en la Luna. Los planes no son nuevos; ya a principios de este año Wörner insistía en la idea de construir un entorno habitable hecho a base de módulos impresos con materiales del propio satélite, y con la ayuda de robots constructores.

Noticias relacionadas

Así, el propio director general de la ESA mantiene su visión para la exploración espacial. Según declara a Euronews desde la sala de control principal de la agencia en Darmstadt (Alemania), el proyecto será crear "una estación abierta a la colaboración de diferentes estados".

Un gesto especialmente relevante ahora que la Luna se ha vuelto a poner 'de moda': China está inmersa en la exploración lunar, y otros países como Rusia y La India también se han sumado a esta renovada carrera por volver al satélite. 

La finalidad de una base en la Luna sería múltiple: desde la propia exploración lunar hasta servir de escala para futuras naves espaciales en su camino a otros planetas, pasando por la explotación minera del suelo de nuestro acompañante espacial.