Sucesos Los denunciantes contactan telefónicamente con los contactos que les han enviado los mensajes de WhatsApp y aseguran no haber enviado ninguna comunicación, manifestando además haber recibo simultáneamente llamadas desde un número de teléfono procedente de Reino Unido, en el que se les exige dinero para poder recuperar su cuenta en la aplicación.

Alarmante aumento de los robos de WhatsApp en Zamora

20 mayo, 2021 13:29

La Comisaría de Zamora ha sufrido un incremento sustancial en los últimos meses de denuncias por robo de WhatsApp y otros delitos cometidos a través de medios telemáticos.

El robo de WhatsApp no es el único delito que se denuncia. Phising, pharming, cargos indebidos, usurpaciones de identidad y amenazas, entre otros, son un goteo constante. Por ello, el estar bien informados de medidas de seguridad informáticas a adoptar y de los nuevos modus operandi que afloran en la actualidad, es clave para evitar ser una ciber – víctima.

En el caso del conocido como robo de WhatsApp las víctimas denuncian haber recibido en sus teléfonos móviles un mensaje en esta aplicación de contactos conocidos donde se les refiere que por error han enviado un SMS a sus teléfonos móviles con un código y que necesitan urgentemente que se les reenvíen dicho código. Dado que se trata de contactos conocidos, las víctimas reenvían el código, quedando inmediatamente la aplicación anulada en el móvil. Los denunciantes contactan telefónicamente con los contactos que les han enviado los mensajes de WhatsApp y aseguran no haber enviado ninguna comunicación, manifestando además haber recibo simultáneamente llamadas desde un número de teléfono procedente de Reino Unido, en el que se les exige dinero para poder recuperar su cuenta en la aplicación.

Es necesario indicar que la aplicación de mensajería WhatsApp solamente se puede instalar en un dispositivo móvil. Se descarga la app, se instala en el smartphone y para completar la instalación, se solicita un código de verificación por medio en un mensaje de texto (SMS).



Partiendo de lo anterior y para llevar a cabo esta operación, el modus operandi de los delincuentes comienza con el proceso de instalación de la referida aplicación  en otro smartphone hasta llegar al último paso que es la verificación vía SMS. En ese momento como necesitan el código que llega al teléfono de la víctima, se lo reclaman enviándole un mensaje (haciéndose pasar por un contacto de la víctima que previamente ha sufrido el robo de su cuenta, o en nombre de cualquier empresa e incluso de la propia empresa de WhatsApp).

El perjudicado que confía plenamente en el solicitante, facilita ese código, que es el último paso que necesita el delincuente para completar la instalación en su smartphone, dejando a la víctima sin acceso a la aplicación, ya que desde ese momento queda instalado en otro dispositivo.

En caso de robo de identidad en WhatsApp, la víctima debe solicitar la recuperación inmediata de su cuenta en la misma aplicación, si el delincuente no ha activado la verificación en dos pasos, será inmediata y en caso contrario, deberá esperar el plazo de siete días donde recibirá un SMS, instalará la aplicación y para sus seguridad, deberá activar la verificación en dos pasos.

En la página web https://www.policia.es y en la cuenta de Twitter @policia (con más de 3,5 millones de seguidores y consolidado como el cuerpo de seguridad más seguido del mundo), se indican consejos de seguridad actualizados, y avisos de las estafas más frecuentes.

Desde Policía Nacional se incide en algunas medidas de seguridad, como:

  • En el caso de compras por internet, comprobar que la web de la tienda online disponga de un certificado de seguridad. Si lo tiene, el navegador mostrará un icono con forma de candado y la URL empezará por https en lugar de http.
  • Desconfíar de las ofertas demasiado atractivas, ya que podría tratarse de una web fraudulenta o una estafa.
  • Nunca enviar dinero en efectivo para completar una compra. Elegir con cuidado el medio de pago.
  • No introducir el número de la tarjeta en páginas de contenido sexual o pornográfico, en los que se solicita como pretexto, para comprobar la mayoría de edad.

Prestar atención al abrir mensajes de correo de origen desconocido y al abrir archivos adjuntos.

Tener activado, siempre, un antivirus.

  • Usar contraseñas de calidad, cambiarlas periódicamente, y no dejar las contraseñas accesibles a terceros.
  • Controlar las operaciones y transacciones, en horario no habitual.