Sucesos

Detenido en Burgos un matrimonio que ordenó a sus hijos menores a tirar al río una bolsa con droga

2 marzo, 2021 15:09

Agentes de la Policía Nacional de Burgos especializados en la investigación y persecución de los delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes han detenido este pasado fin de semana a un matrimonio, de 47 y 45 años, como presunto autor de un delito de tráfico de estupefacientes.

Esta actuación es el resultado de una investigación centrada en un varón de 47 años, del que se sospechaba que podía estar suministrando sustancias estupefacientes a consumidores y pequeños traficantes. También se había constatado la presencia de su cónyuge, de 45 años, cuyo papel consistía en permanecer en las inmediaciones realizando labores de vigilancia y cobertura al varón cuando este llevaba a cabo alguna transacción.

El pasado sábado los agentes encargados de la investigación procedieron a la detención del hombre en la vía pública. Portaba una bolsa conteniendo una sustancia de color blanco que resultó ser speed, cinco paquetes de una sustancia de color marrón (hachís) y 490 euros en efectivo.

Tras la detención del varón, que se produjo en las inmediaciones de su domicilio, se estableció un dispositivo de vigilancia en torno al mismo. La sorpresa llegó poco después cuando los agentes observaron cómo la mujer, posteriormente detenida, se asomaba a la ventana para asegurarse de que dos de sus hijos menores, siguiendo sus instrucciones, salían del portal con dirección al río, donde ella les había ordenado que tiraran la bolsa que llevaban y que igualmente contenía diversa sustancia estupefaciente.

El detenido pasó a disposición de la Autoridad Judicial, que decretó su ingreso en prisión. En el caso de la mujer, tras las diligencias oportunas y una vez prestó declaración en dependencias policiales, fue puesta en libertad atendiendo a las circunstancias especiales, ya que es madre de tres menores, uno de los cuales es lactante.  Asimismo se puede determinar que los detenidos presuntamente se dedicaban al tráfico de drogas facilitando con su actividad su consumo con el consiguiente daño a la salud pública.

La Policía Nacional vigila especialmente las inmediaciones de los centros escolares para evitar el consumo y tráfico de sustancias estupefacientes entre menores, todo ello enmarcado en el Plan Director de la Dirección General de la Policía.

Es habitual detectar individuos que intentan captar ‘clientes’ desarrollando su actividad en estas zonas donde, además, debido a la pandemia se ha apreciado un pequeño aumento de la presencia de personas que facilitan sustancias estupefacientes en las proximidades de los centros escolares. 

Estas actuaciones buscan eliminar para su venta y consumo estas sustancias que resultan perjudiciales para la salud, tanto física como mental de quienes las consumen.