Sucesos

Levantan acta a un gimnasio de Valladolid que estaba abierto con tres instructores y nueve clientes

11 noviembre, 2020 10:27

La Policía Municipal de Valladolid ha levantado un acta a los propietarios de un gimnasio situado en la zona centro de la capital del Pisuerga por estar abierto al público cuando se trata de una de las actividades clausuradas fruto de las medidas restrictivas aplicadas por la Junta para frenar la pandemia del coronavirus.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Policía Municipal, en el momento del levantamiento del acta había tres instructores y nueve clientes repartidos en dos salas del local donde realizaban diversas actividades deportivas.

Los hechos ocurrieron en torno a las 20.00 horas del martes, 10 de noviembre, cuando los agentes fueron alertados por un ciudadano que observó que el gimnasio estaba abierto al público. Los agentes de la Policía Municipal se desplazaron hasta el local y comprobaron que efectivamente había gente realizando diversa actividad de fisioterapia, según argumentaron los ocupantes del gimnasio.

Finalmente, los agentes verificaron que había grupos de personas en dos salas practicando diversa actividad deportiva por lo que se procedió a levantar un acta por incumplir las normas y restricciones establecidas por la Junta. Tanto los tres instructores como las otras nueve personas accedieron a abandonar el local de forma voluntaria, añaden las mismas fuentes policiales.

DENUNCIA CONTRA LA POLICÍA Y EL AYUNTAMIENTO

Sin embargo, responsables del citado centro han mostrado su condena por lo ocurrido al considerar que el cierre del mismo se ha producido de forma "absolutamente ilegal", ya que, como así ha incidido también su representante legal, en declaraciones a Europa Press, se trata de una clínica de Fisioterapia que cuenta con todas las autorizaciones sanitarias de la Junta de Castilla y León para el desarrollo de su actividad.

Por tal motivo, el letrado del titular de la clínica se ha personado esta mañana para presentar la oportuna denuncia en el Juzgado de Instrucción número 3 por delito de prevaricación con abuso de autoridad contra la Policía Municipal y el Ayuntamiento de Valladolid.

Además, se ha solicitado al juez que de forma cautelar acuerde la reapartura de la clínica para que pueda seguir con su legítima actividad como centro de Fisioterapia. "Estamos en un estado policial que está machacando tanto a los ciudadanos como a los autónomos", ha denunciado públicamente el letrado del empresario.