Sanidad

La "buena" tendencia de Castilla y León que todavía no se reflejará en los hospitales y las nuevas estrategias de lucha

17 noviembre, 2020 11:28

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, informó este martes en las Cortes sobre la evolución de la pandemia del coronavirus, reflejando la "buena" tendencia al descenso de las últimas fechas tras influir en la incidencia las últimas medidas tomadas, especialmente la del toque de queda. 

De este modo, reflejó que esta incidencia ha descendido a los 14 días de los 800 casos por 100.000 habitantes, si bien en los datos consolidados que se ofrecen en la página web sigue por encima de los 900. Esto tenderá a bajar ya que se consolidan con días de retraso, unos cinco. 

Esto lleva a la comunidad, sin embargo, a ser una de las que tienen una incidencia más alta y, no en vano, es la segunda autonomía con mayor número de ingresos en planta y la tercera en mortalidad, si bien en el caso de las UCI ha descendido hasta el décimo puesto. 

Pese a ello, Casado reflejó que preocupa la situación hospitalaria, cuya previsión es de "aumento de casos y complicaciones" debido a la demora de tres a cuatro semanas en cuanto a los contagios, especialmente en el caso de las UCI, donde más preocupa al estar ya al 69% de ocupación de manera extendidas. 

Sin embargo, eso sí, reflejó que todavía se puede seguir manteniendo la actividad en los hospitales, una diferencia sobre la primera ola, y se espera que en un futuro esta curva también pueda estabilizarse como en el caso de los contagios, "que se está viendo que se está tumbando y está intentando llegar a la meseta". 

Por otro lado, reflejó que el número reproductivo básico, la capacidad de infectar que tiene cada persona, sigue por debajo del uno en Castilla y Léon. En concreto se encuentra en el 0,99 aunque en cuatro provincias sigue por encima de uno como son Burgos (1,13), León (1,10), Soria (1,08) y Zamora (1,04). 

Estrategias



La consejera de Sanidad indicó que el Comité de Expertos les recomiendan no realizar cribados masivos poblacionales con test de antígenos como normal general; hacer uso extensivo de esta prueba en grupos con elevada incidencia o baja trazabilidad; aumentar los test de antígenos en sintomáticos, aunque sólo tengan uno; realizarlos en contactos estrechos; mantener los test de antígenos en contactos.

Además, afirmó que buscarán que en aquellas zonas libres de coronavirus o con tasas muy bajas se mantengan así, para lo que insistirán en las medidas no sanitarias como el análisis en aguas fecales de aquellos lugares sin casos para ayudar a prevenir. 

También recordó que este mismo análisis se llevará a cabo en las residencias, especialmente en aquellas con más de cien usuarios, y que se llevará a cabo también en universidades e institutos. En total, hay 663 puntos de toma.