Sociedad

Castilla y León homenajea al comandante Aliste como "maestro del heroísmo" al que ETA no logró vencer

Mañueco entrega en Salamanca la Medalla de las Víctimas del Terrorismo a Juan José Aliste como reconocimiento a una vida dedicada a defender la libertad y luchar contra la intolerancia

13 septiembre, 2021 12:12

Salamanca ha sido, esta mañana, la capital del reconocimiento de Castilla y León a la defensa y atención a las víctimas del terrorismo, con la entrega de la Medalla, a título póstumo, al comandante Juan José Aliste Fernández, a quien ETA sesgó las dos piernas en un atentado que tuvo lugar en Salamanca, junto a la plaza de toros, el 21 de noviembre de 1995 -uno de los dos perpetrados en Salamanca, en el otro murió el coronel Antonio Heredero, el 2 de septiembre de 1992- quien fuera el fundador de la Asociación de Víctimas del terrorismo de Castilla y León y que, en palabras del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, encarnó "el fracaso del terrorismo, por su valentía, sonrisa y lucha en memoria de todas las víctimas".

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco entregó la Medalla a la defensa y atención a las víctimas del terrorismo de Castilla y León al comandante Juan José Aliste, a la viuda del comandante, Consuelo Blanco, que falleció en junio de 2020, en presencia de familiares, víctimas, autoridades locales, provinciales y regionales, así como los máximos dirigentes de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 

En  en su intervención, Fernández Mañueco sostuvo que el acto, celebrado en la Delegación de la Junta de Castilla y León en Salamanca, es “de reconocimiento, pero sobre todo, de estricta justicia” para un “maestro del heroísmo”. Fallecido en junio de 2020, quien fuera presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León había sufrido un atentado terrorista a manos de ETA el 21 de noviembre de 1995 y recibe esta distinción honorífica que se otorga a las personas, instituciones o entidades que se hayan distinguido por sus actuaciones en la lucha contra el terrorismo y defensa y atención a las víctimas del terrorismo".

Zamorano de nacimiento y afincado en Salamanca, Aliste “nos enseñó a valorar la vida y a mirarla de frente”, ha resaltado Fernández Mañueco en un acto con el que se ha querido reconocer “una vida dedicada a defender la libertad y también a luchar contra la intolerancia”. “Ante la violencia homicida y el sinsentido terrorista que nos lo quiso arrebatar, dio a todos un admirable ejemplo de vida y de firme voluntad”, ha resaltado el presidente de la Junta sobre Aliste, de quien ha valorado la enseñanza transmitida para no rendirse nunca, sacar fuerzas de flaqueza y mantener viva la esperanza gracias a sus convicciones y su carácter.

“Juan José Aliste fue uno de los mayores fracasos del terrorismo etarra”, ha resaltado Fernández Mañueco. Pues, ha añadido, al querer matarle hicieron de él un símbolo que, con su sola presencia, denunciaba la sinrazón de los criminales. En este sentido, el jefe del Ejecutivo autonómico ha ensalzado el infatigable trabajo en defensa de la dignidad, la justicia, la verdad y la memoria de todas las víctimas del terrorismo desarrollada por el comandante.

“No todos eran iguales”



Familiares del comandante Juan José Aliste, su viuda y el presidente de la Junta



“Luchó para que no se pierda esa memoria en las nuevas generaciones” que a lo mejor a veces les suena como algo extraño y no saben que, “ante la lacra terrorista, no todos eran iguales”. “No puede haber equidistancia”, ha subrayado Fernández Mañueco, quien ha dejado claro “que había claramente víctimas y asesinos”. Y ha censurado que hoy “de manera incomprensible” parece olvidarse y algunos “se empeñan en justificar o blanquear ese fanatismo y esa violencia”.

Fernández Mañueco ha recalcado ante la familia de Aliste y ante todas las víctimas del terrorismo que Castilla y León no las va a olvidar, pues fueron los primeros defensores de la libertad y la democracia actual. “Siempre serán, seréis nuestro ejemplo y nuestra referencia en la vida”, ha señalado el presidente de la Junta, quien ha apuntado que con la distinción entregada hoy, la Comunidad quiere reforzar su deber moral con las víctimas del terrorismo. “En esta tierra, nunca estaréis solas”, ha concluido.

"Dignidad y firmeza"

Abrió el acto el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Sebastián Nogales, quien comenzó elogiando “la dignidad y firmeza” de Juan José Aliste “ante los terroristas y los que les apoyan y justifican”, haciendo hincapié en que la Asociación “intenta mantener viva su obra y su legado”, como ha sido este acto celebrado en Salamanca.



Finalmente, con mucha entereza, la viuda de Juan José Aliste, Consuelo Blanco, cerró el acto con unas palabras hacia el “militar, hijo, marido, padre y hermano”, del que abundó en su “trabajo frente a la injusticia del olvido que sufren las víctimas del terrorismo”. No dejó pasar la ocasión para recordar “su sensibilidad y sensatez”. Quiso compartir la medalla “con todas las víctimas”. También tuvo palabras de recuerdo, ya con emoción, para las víctimas “que viven en lugares donde se rinde homenaje a los asesinos”.

El acto contó con la presencia del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, el presidente de las Cortes de CyL, Luis Fuentes, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, el consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, la subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez; la Mesa de las Cortes de Castilla y León, los presidentes del Consejo de Cuentas, Consultivo, Económico y Social y Procurador del Común, así como los máximos mandatarios del Ejército en Salamanca, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estados y otras muchas autoridades que llenaban el salón de actos de la Delegación de la Junta en Salamanca.