Sociedad

Santiago Castro 'Luguillano', un torero de Valladolid para la historia (4ª y última parte)

7 febrero, 2021 14:33

En el primero de los capítulos dedicados a Santiago, hacíamos referencia de su persistente afición y sus ganas de enseñar, sobre todo el afán de colaboración con su amigo Justo Berrocal, y por ende con la Federación Taurina de Valladolid. De tal forma que Santiago, junto al incondicional Chaca, continúan con sus clases en la escuela taurina riosecana que, sin duda, merece más atención por parte de las instituciones.

Los homenajes a Santiago

Con motivo del 50 aniversario de su alternativa, el diestro vallisoletano recibió dos cálidos homenajes: uno por parte de la Federación Taurina de Valladolid y otro de la Federación Taurina de Castellón. Ambos tuvieron calidez, brillantez y emotividad.

La saga de los “Luguillano”

Tras la publicación de los tres capítulos anunciados, donde citamos al patriarca de la saga, Clemente Castro “Luguillano”, hemos tenido que alargar un capítulo más de la serie, donde hemos destacado a Santiago, el segundo de los hermanos que, como ya escribimos, ha sido un torero muy importante en Valladolid.

Si la dinastía luguillanista empezó con Clemente, la misma termina con su hijo David, matador de alternativa; pasando por Juan Carlos Castro “Luguillano Chico”, matador de alternativa, y Jorge, hijo mayor de Clemente que fue novillero con caballos. Vamos pues con Juan Carlos, aunque en la familia era conocido por Eduardo.    

“Luguillano Chico”

Ya comentamos que Clemente Castro “Luguillano”, (anunciado también como “Luguillano Grande”) fue el iniciador de esta saga de toreros, inculcando la afición y el oficio, primero en sus dos hermanos y luego en sus hijos.

En el caso de Juan Carlos (1949), -17 años menos que Clemente y 9 que Santiago- se inició en la etapa donde su hermano mayor ya estaba dedicado casi de pleno al empresariado taurino.

De El Mundo recogemos estos párrafos con motivo del obituario que le dedicó el rotativo el día que falleció “Luguillano Chico” (junio de 2006).

“El debut de luces de 'Luguillano Chico' se produjo en Rúa (Orense) el 13 de junio de 1965. Poco después, tras sufrir un leve percance en la plaza de toros de Gerona, cayó gravemente enfermo por la infección del tétanos, de la que afortunadamente pudo recuperarse para volver a los ruedos.

Este regreso a la arena lo hizo a lo grande, pues el 17 de octubre de ese mismo año se encerró en solitario ante seis astados de Salgueiros en Valladolid, consiguiendo un triunfo de puerta grande. El estreno con picadores tuvo lugar el 28 de febrero de 1968, en la plaza de toros de Málaga.

Un año más tarde, el 18 de julio 1969, hizo su presentación en la plaza de toros de Las Ventas alternando junto a Gregorio Lalanda y Raúl Sánchez. Sus actuaciones como novillero las cumplió con relativo éxito y el hecho de actuar en más de una quincena de paseíllos en la temporada de 1970 hizo que tomara la alternativa.

Antes, en abril de 1971, y en una de sus últimas actuaciones como novillero, resultó herido de gravedad en el muslo izquierdo, cuando un novillo de Diego Romero le volteó en la plaza de Valencia.

La alternativa se produciría el 20 de septiembre de 1971 en la plaza de toros de Valladolid. El padrino de la ceremonia fue Diego Puerta mientras que Manuel Benítez, 'El Cordobés', actuó como testigo en una corrida en la que se lidiaron toros de Salvador Guardiola.

Sin embargo, y pese a las dos prometedoras campañas como novillero antes de pasar al escalafón superior, la corrida de la alternativa fue la primera y la última en la carrera de Luguillano Chico, como consecuencia de su estado físico”.

David Luguillano

David, el segundo hijo del matrimonio de Clemente Castro y Ana González, aprendió desde muy niño las artes toreras. Toreo hondo, sentido, arrebatado. El pasado año se cumplieron treinta de su alternativa. Con tal motivo le hicimos un amplio reportaje en Grana y Oro y en NCYL. Les dejamos un enlace donde el diestro vallisoletano desgrana su toreo y sus 30 años de matador de toros:  David Luguillano: 30 años de alternativa

Jorge Castro “Luguillano”

Ambos hermanos, Jorge y David, se iniciaron juntos en el toreo. Clemente organizó infinidad de festejos sin caballos donde se anunciaban sus hijos. Los dos debutaron con caballos en Medina del Campo el 1 de setiembre de 1984 con novillos de Carmen Lorenzo. Por delante el gran rejoneador Manuel Vidrié. Luego, tras unos graves problemas alérgicos, tuvo que dejar el toreo en activo.

Sin embargo, continuó en funciones taurinas colaborando con su padre en la ganadería que la familia tenía en Alcazarén, en la organización de festejos y apoderando a su hermano durante varias temporadas. También apoderó a diversos matadores, novilleros y rejoneadores como Urdiales, José Luis Moreno, Javier Herrero, Sergio Vegas, El Cartagenero, etc.

Así mismo organizó festejos en numerosas localidades como Tordesillas, Olmedo, Riaza, Fuentepelayo, Navalmanzano, etc. Ahora, retirado de los negocios del toro, se dedica a la representación de actividades industriales.

Les ofrecemos una amplia galería de fotos cedidas por la familia Luguillano: GALERÍA DE IMÁGENES