Sociedad

Una residencia de Roa de Duero ha celebrado este año dos 105 cumpleaños

27 diciembre, 2020 20:00

N.M.J

Carmen Simón recordará este 27 de diciembre de 2020 con ilusión, por ser su cumpleaños número 105. Una fecha, que a pesar de la pandemia y las restricciones sanitarias no pasará sola, sino en compañía de su "pequeña gran familia" de la residencia de la Fundación Raudense de la Tercera Edad en Roa de Duero (Burgos). Profesionales y residentes no han querido perderse esta especial celebración, así como tampoco lo hicieron sus familiares, que cumpliendo todas las medidas sanitarias, pudieron ver a Carmen celebrar este día. 

Sin embargo, Carmen no es la única residente de este centro para la Tercera Edad que alcanza esta cifra este 2020. El pasado 1 de mayo, Felipa García, más conocida como 'Golo' celebró su 105 cumpleaños confinada, pero al igual que Carmen no lo hizo sola. "Creo que somos la residencia de mayor media de edad de toda España", asegura el director del centro, Jorge Sáinz, puesto que entre sus 48 residentes, la media ronda los 92 años.

El centro desconoce el motivo de esta casualidad, aunque consideran que "los castellanos y leoneses son personas muy duras, sobre todo la gente de las zonas rurales".

"Hemos jugado la Lotería del 105 y nos ha tocado por partida doble", afirma el director en referencia a estas dos celebraciones. Pese a la crisis sanitaria y los difíciles momentos que está viviendo la sociedad y en especial las residencias de mayores, este centro de Roa de Duero ha conseguido sacar más de una sonrisa a sus residentes con esta celebración.

"Somos una residencia pequeña, pero somos como una familia", asegura, recordando que incluso los familiares de algunos de los trabajadores se encuentran allí. "El trato va más allá de cuidar a una persona", añade, destacando el "cariño" que todas y cada una de las personas que trabajan en la residencia dan a los mayores.

Por esta razón, para el cumpleaños de Carmen prepararon un "gran homenaje", en el que quisieron participar todos los trabajadores del centro, para hacer de este un "día especial para un año tan atípico", tal y como afirma Sainz. Las campanas de la iglesia resonaron en honor a Carmen, e incluso su familia se acercó hasta la residencia para poder felicitarla, aunque cumpliendo todas las medidas sanitarias. Esto incluyó el uso de mascarillas, distancias, y todas las restricciones necesarias establecidas por Sanidad.

Hermanas unidas

En el evento tampoco faltó su gran apoyo ahí dentro, su hermana Antonia, de 102 años, con la que comparte habitación en la residencia y su compañía en el día a día del centro. El director recuerda con cariño la relación entre ambas hermana. "Están todo el día juntas y Antonia es un ejemplo de mujer. Se ocupa mucho de su hermana, está pendiente de ella, le da paseos con su silla por la residencia", señala.

Las dos hermanas, naturales de Roa de Duero, llevan varios años en la residencia, en la que también estaba su hermana pequeña, María, sin embargo falleció hace un par de años, con más de 90. "Son una familia muy longeva", apunta el director.