Sociedad La Audiencia de Valladolid ha condenado a un año y medio de prisión al traficante de origen dominicano, V.M.S.U, detenido en septiembre de 2019 en la capital cuando agentes de la Policía Nacional que interceptaron su vehículo se vieron sorprendidos por el intenso olor a marihuana que procedía del interior.El traficante se exponía a una condena de cuatro años y al pago de una multa de 2.000 euros, aunque minutos antes del juicio su letrado y el fiscal han llegado a una sentencia de conformidad, consistente en un año y medio de privación de libertad y el abono de una sanción pecuniaria de 800 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.El encausado, cuya condena es ya firme, fue interceptado por la policía sobre las 16.40 horas del día 21 de septiembre de 2019 cuando se hallaba al volante de un BMW y circulaba a la altura de la calle Doctor Moreno de Valladolid manipulando un teléfono móvil.Al identificar al conductor, los funcionarios apreciaron un intenso olor a marihuana que procedía del interior del turismo, por lo que decidieron realizar un registro del mismo.En el cacheo tanto del conductor como del ocupante, los agentes encontraron en la goma de protección del freno de mano un envoltorio de plástico con una sustancia que resultó ser cocaína, con un peso de 0,39 gramos, y en la ropa interior del acusado hallaron otro envoltorio de plástico, también de cocaína pero en roca, con un peso neto de 9,86 gramos.El total de la droga ocupada tenía un valor en el mercado de 1.127 euros.

Condenado tras ser cazado por el olor a "maría" que salía de su coche

4 diciembre, 2020 11:04

La Audiencia de Valladolid ha condenado a un año y medio de prisión al traficante de origen dominicano, V.M.S.U, detenido en septiembre de 2019 en la capital cuando agentes de la Policía Nacional que interceptaron su vehículo se vieron sorprendidos por el intenso olor a marihuana que procedía del interior.

El traficante se exponía a una condena de cuatro años y al pago de una multa de 2.000 euros, aunque minutos antes del juicio su letrado y el fiscal han llegado a una sentencia de conformidad, consistente en un año y medio de privación de libertad y el abono de una sanción pecuniaria de 800 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El encausado, cuya condena es ya firme, fue interceptado por la policía sobre las 16.40 horas del día 21 de septiembre de 2019 cuando se hallaba al volante de un BMW y circulaba a la altura de la calle Doctor Moreno de Valladolid manipulando un teléfono móvil.

Al identificar al conductor, los funcionarios apreciaron un intenso olor a marihuana que procedía del interior del turismo, por lo que decidieron realizar un registro del mismo.

En el cacheo tanto del conductor como del ocupante, los agentes encontraron en la goma de protección del freno de mano un envoltorio de plástico con una sustancia que resultó ser cocaína, con un peso de 0,39 gramos, y en la ropa interior del acusado hallaron otro envoltorio de plástico, también de cocaína pero en roca, con un peso neto de 9,86 gramos.

El total de la droga ocupada tenía un valor en el mercado de 1.127 euros. Al acusado se le intervinieron también 690 euros procedentes de la venta de drogas.