Zamora Algo que tanto el concejal de Movilidad como el alcalde de Zamora han declinado, para asegurar que su equipo "gobierna para todos los zamoranos", y por ello, cuentan ya con un Plan de Movilidad, que trabaja por la reducción del CO2 en la ciudad y que cuenta con un modelo "de cara a los proximos diez años", pero que, por el momento, no pasa por la peatonalización de Tres Cruces.

El Ayuntamiento de Zamora defiende la "compatibilidad y viabilidad" de las obras en Tres Cruces

22 marzo, 2021 12:52

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, el concejal de Movilidad, Romualdo Fernández y el concejal de Hacienda, Diego Bernardo, han defendido esta mañana la "compatibilidad y viabilidad" de las obras conjuntas de cambio de alumbrado y pavimentación de la avenida Tres Cruces, que comenzarán próximamente en la ciudad.

Un proyecto conjunto de en torno a 800.000 euros, con una renovación del alumbrado público a led y reordenación de los puntos de luz, con mayor integración y un ahorro energético del 60%; y por otro lado, una renovación de las aceras de dicha avenida. Unas obras que afectan a los 132 negocios de la zona, además de los vecinos que allí residen, y que por ello, el Consistorio ha decidido efectuar de forma conjunta, para "evitar la duplicidad de molestias", como ha indicado Romualdo Fernández. Es más, el propio Francisco Guarido explicaba que, el cambio de alumbrado obligará a la realización de zanjas, por lo que "lo recomendable es renovar la pavimentación al mismo tiempo si era posible, como es el caso".

El Ayuntamiento justifica así sus actuaciones, que han sido criticadas por los partidos de la oposición, así como la plataforma de vecinos del barrio y la formación de Ecologístas en Acción. De hecho, esta última solicitaba la suspensión de dichas obras, para que el Consistorio aborde un proyecto de remodelación distinto y que pase por la "peatonalización completa" de avenida Tres Cruces, para reducir su contaminación. Y es que Ecologistas en Acción denunciaba que esta vía tiene el segundo nivel más alto de contaminación por el CO2 del tráfico . Algo que tanto el concejal de Movilidad como el alcalde de Zamora han declinado, para asegurar que su equipo "gobierna para todos los zamoranos", y por ello, cuentan ya con un Plan de Movilidad, que trabaja por la reducción del CO2 en la ciudad y que cuenta con un modelo "de cara a los proximos diez años", pero que, por el momento, no pasa por la peatonalización de Tres Cruces.

Sobre la oportunidad e idoneidad de la ejecución de ambas obras el concejal expuso tres argumentos fundamentales:

1º Las obras suponen una inversión global en torno a los 800.000 euros  y dada la situación provocada por la Covid-19 precisamente ahora, más que nunca, es el momento en el que es necesario un impulso decidido por parte de las administraciones públicas a la hora de inyectar dinero en la economía real, la que genera puestos de trabajo.  

La renovación del pavimento y la mejora de la iluminación no son impedimento, para ser más ambiciosos en la remodelación de este espacio urbano en el futuro, con  la ventaja de tener ya realizado parte del trabajo. Sería absurdo paralizar una inversión ya realizable para comenzar de cero y posponer, al menos durante un año y medio, la actuación, ya que ese es el tiempo que ha llevado la elaboración de los proyectos y licitación de la obra. Puede ser el momento, sin embargo, de empezar a plantease una adecuación más ambiciosa en la que aplicar los nuevos criterios de movilidad en un proceso con participación, donde de verdad, tanto vecinos como comerciantes y ciudadanos en general (la ciudad es cosa de todos) puedan valorar las ventajas de las distintas opciones, como la reducción de carriles, ampliación de aceras, distribución del espacio por franjas, eliminación de aparcamientos en batería etc. Todo ello y otras muchas cuestiones son los condicionantes que se han de tener en cuenta a la hora de avanzar en el nuevo modelo de movilidad.

No es oportuno introducir los nuevos criterios de movilidad en el entorno de las Tres Cruces sin haber hecho antes cosas necesarias e imprescindibles. Tenemos un nuevo modelo de movilidad, ambicioso, con una visión general de toda la ciudad, con unos objetivos claros y unas prioridades necesarias. Nuestro casco histórico será la zona de bajas emisiones que nos va a exigir el Gobierno con la próxima aprobación de la Ley sobre Cambio Climático. Y aquí sí, ya tenemos diseñadas los nuevos viales, con plataforma única, eliminando aparcamiento y recuperando espacio público para el peatón facilitando los servicios a los residentes y al comercio.

Según el concejal de Obras, Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, en este proceso es prioritario comenzar por mejorar los espacios en los entornos escolares, ampliando aceras  y avanzando en los caminos escolares seguros. Hay que seguir calmado del tráfico, introduciendo otras formas de desplazarse, seguras y más sostenible. En este sentido avanza que ya está diseñada y en desarrollo la red de aparca bicis, también la red urbana de ciclo vías, con los nuevos criterios que marca la Dirección General de Tráfico, incluida la que va de la Estación de trenes a Alfonso IX, pasando por las Tres Cruces. Y es necesario posibilitar dejar el coche algún lugar, puesto que "sigue siendo un medio de transporte válido si conseguimos racionalizar su uso, proponiendo aparcamientos disuasorios, o llegando a acuerdos con la empresa de la ORA, de cara a modificar las plazas que se suprimen, etc.)En definitiva, según manifestó Romualdo Fernández "hay que tener unos objetivos claros y marcarse una hoja de ruta; y este Equipo de Gobierno, respecto a una nueva Movilidad tiene los objetivos muy claros y tiene una hoja de ruta, una hoja de ruta ya iniciada, con criterio y evitando actuar en base a ocurrencias del momento".