Zamora

La economía de Zamora crece, pero a menor ritmo que el resto de Castilla y León

15 octubre, 2019 16:31

La economía de Castilla y León crecerá un 2,2 por ciento en el año 2019, según consta en el último número del informe 'Previsiones Económicas de Castilla y León' realizado por Analistas Económicos de Andalucía y publicado por Unicaja que mantiene una tasa de crecimiento "similar" a la que calculó hace tres meses.

Según estimaciones de su Indicador Sintético de Actividad, la provincia de Zamora ha registrado un crecimiento interanual de la actividad económica del 1,9% en el segundo trimestre de 2019, inferior al promedio de la región (2,4%), si bien estas tasas no son estrictamente comparables. Este crecimiento de la economía zamorana se aprecia en el buen tono del mercado de trabajo y en un mayor dinamismo de los indicadores de inversión, observándose una positiva trayectoria de la demanda hotelera. Las previsiones para el conjunto de 2019 apuntan a un incremento de la actividad económica en la provincia del 1,7%, frente al 2,2% previsto en Castilla y León.

El empleo en la provincia, según la EPA, aumenta a un ritmo del 1,9% en el segundo trimestre, respecto al mismo periodo de 2018 (0,4% en Castilla y León). A nivel sectorial, este crecimiento se ha debido al avance del empleo en la construcción (19,3%), la industria (11,6%) y los servicios (1,2%), en tanto que el número de ocupados en el sector agrario ha disminuido un 19,7%, la caída más acusada de la región. De otra parte, la provincia ha registrado un intenso descenso del número de parados (-20,1%), al tiempo que el número de activos ha descendido un 2,1% (0,2% en Castilla y León), por lo que la tasa de paro se ha reducido en torno a 3,3 p.p., hasta el 14,0% (11,8% en Castilla y León).

La demanda hotelera en la provincia ha crecido en lo que va de año a un ritmo superior al estimado en la región. De este modo, tanto el número de viajeros como de pernoctaciones han aumentado entre enero y julio un 7,4% y 7,8%, respectivamente, frente al 5,9% y 6,6% estimados en Castilla y León. La oferta hotelera, por su parte, ha mostrado comportamiento dispar, ya que pese a que el personal ocupado en establecimientos hoteleros ha crecido un 3,4% interanual, la tasa más elevada de Castilla y León (0,2%), el número de plazas hoteleras estimadas y de establecimientos se ha reducido (-2,5% y -1,2%, respectivamente).

En el caso de la actividad inmobiliaria, el número de compraventas de viviendas se ha incrementado un 1,7% en el acumulado enero-julio de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior (7,5% en Castilla y León). Según la antigüedad de las viviendas, las transacciones de viviendas nuevas han crecido a mayor ritmo que las relativas a viviendas usadas (20,6% y 0,7%, respectivamente), destacando el peso de las segundas sobre el total de compraventas (93,8%). Las hipotecas sobre viviendas han mostrado buen tono en la primera mitad de 2019, aumentando el número un 3,9% en términos interanuales (9,8% en Castilla y León). Más pronunciado ha sido el incremento del capital suscrito por estas hipotecas (15,5%), por lo que el importe medio ha experimentado el aumento más acusado de la región (11,1%, frente al 1,0% regional). En cuanto a los principales indicadores de demanda interna, la matriculación de turismos ha descendido en el acumulado enero-agosto (-1,3%), aunque a menor ritmo que en Castilla y León (-13,6%). Por el contrario, la matriculación de vehículos de carga ha aumentado un 27,6% en el mismo periodo, frente al descenso registrado en el conjunto de la región (-7,1%). La demanda exterior se ha incrementado en el primer semestre del año, aumentando el valor de las exportaciones un 20,7% respecto al mismo periodo de 2018 (-9,6% en Castilla y León), por el aumento de las exportaciones agroalimentarias Este avance no se corresponde con la trayectoria de las ventas al exterior en términos de cantidad (-6,1%).

De otra parte, las importaciones han aumentado un 20,0%, ante el descenso experimentado en el conjunto de la región (-10,8%). En el ámbito empresarial, el número de sociedades mercantiles creadas hasta julio ha disminuido un 2,5% interanual, frente al aumento registrado en Castilla y León (4,1%). Por otro lado, el número de disoluciones ha crecido un 4,7% en el mismo periodo (9,3% en el conjunto regional). Así, el índice de rotación (sociedades disueltas/creadas) se ha incrementado en torno a 2,6 p.p. hasta julio en la provincia, situándose en el 38,5% (34,9% en Castilla y León).