Zamora

La Sindical y los Almendros, nuevos espacios cardoprotegidos

21 marzo, 2018 15:36

Las piscinas municipales de Los Almendros y La Sindical son ya espacios cardioprotegidos después de la entrega y puesta en servicio de los últimos desfibriladores que recibe la Concejalía de Deportes gracias a la campaña realizada a propuesta del Club Ríver de Zamora dentro del denominado Proyecto "Salvavidas".

El concejal de Deportes, Manuel A. Alonso, ha recibido del presidente del Club Ríver, Ventura González, los dos desfibriladores obtenidos gracias a esta iniciativa impulsada por Ríver con la colaboración de diversos clubes deportivos de la ciudad, consistente en la venta de pulseras proporcionadas por la Fundación Salvavidas y por cada 800 pulseras vendidas la Fundación entregaba un desfibrilador para instalar en las dependencias municipales propuestas por los propios clubes.

Con la instalación de los nuevos desfibriladores, son ya siete las instalaciones que cuentan con estos equipos preventivos que pueden contribuir a salvar la vida a las personas que sufran un infarto repentino, además de proporciona una sensación de seguridad y confianza a los usuarios de las instalaciones, según manifestó el concejal de Deportes.

Por su parte Ventura González agradeció su colaboración a todos los clubes de la ciudad que han respaldado esta iniciativa, surgida de la inquietud general en el Club para que los niños que se inician en el deporte y los que participan en las distintas competiciones se sientan lo más seguros posible.

Manuel A. Alonso recordó que desde que lleva al frente de la Concejalía, en el plazo de poco más de dos años, se ha conseguido que la práctica totalidad de las instalaciones deportivas municipales sean espacios protegidos, ya que a las dos piscinas se suman el Centro de Piragüismo y Remo, el pabellón Ángel Nieto, los campos de Valorio, los campos del Ruta de la Plata y la propia Ciudad Deportiva.

Hay que recordar que debido a las características específicas y a su utilización relacionada con la salud de las personas, la puesta en servicio de un desfibrilador conlleva una serie de requisitos formales más allá de la simple adquisición del aparato, como es la formalización del registro en la Junta de Castilla y León, declaración del espacio cadioprotegido y formación del personal que vaya a utilizar el equipo.