Estatua de San Pedro Regalado en Valladolid.

Estatua de San Pedro Regalado en Valladolid. Ayuntamiento de Valladolid

Valladolid

¿Quién era San Pedro Regalado y por qué es patrón de Valladolid?

Este monje franciscano vivió en el siglo XV y es el santo principal de la ciudad desde 1746 por sus milagros y por una vida dedicada a los más necesitados

13 mayo, 2022 07:00

Noticias relacionadas

San Pedro Regalado fue un monje franciscano que nació en un domicilio de la calle Platerías de Valladolid en el año 1390, y fue bautizado en la iglesia de El Salvador. En su lugar de nacimiento, actualmente puede leerse en una placa, que fue colocada en 1897: "San Pedro Regalado, este gran santo honra de la católica España y gloria de Valladolid, nació aquí el año 1390. Murió en la paz del Señor el día 30 de marzo de 1456. Sigamos su ejemplo imitando sus virtudes".

A los 13 años, tomó el hábito en el convento de San Francisco y, más adelante, fue el fundador de los eremitorios de El Abrojo y La Aguilera. Pasaría a formar parte de la reforma del Padre Villacreces, nunca aceptada por los franciscanos, que obligaba a llevar unas normas tan estrictas que llevaron a que prácticamente todos sus seguidores terminasen muriendo de inanición. Su obra y sus milagros alcanzaron tal popularidad que otros conventos no tardaron en alinearse con su reforma.

Entre sus numerosos milagros, destacan el de cruzar el río Riaza utilizando como barca su capa y el de levantarse del sepulcro para dar limosna a un necesitado. Otro de los más relevantes se produjo durante la fiesta de la Anunciación de la Virgen María, el 25 de marzo de 1450. Estaba rezando en el convento de El Abrojo y su devoción hacia la Virgen le llevó a querer venerarla en la iglesia de La Aguilera. Según se cuenta, lo conseguiría gracias a los ángeles, que le transportaron hasta ese lugar y le devolvieron al convento sin que los frailes notaran su ausencia.

Además, cuando Isabel la Católica mandó cortar una mano del cadáver para conseguir una reliquia, dicen que la sangre manó tan abundantemente que empapó muchas toallas y pañuelos que terminarían siendo valorados como reliquias de un valor inestimable. San Pedro llevó una vida austera, dedicada al silencio, la oración, y entregado a dar su ayuda a los más necesitados, lo que le valdría el cariño de la población vallisoletana de la época.

Canonización, patrón de Valladolid y patrón de los toreros

Murió el 30 de marzo de 1456 en el municipio burgalés de La Aguilera. La reliquia que tenían los de El Abrojo fue traída a Valladolid y colocada en la iglesia de San Juan de Letrán. Los vallisoletanos, entonces, fueron a buscarla en procesión y la depositaron en la iglesia de El Salvador. Fue canonizado el 11 de junio de 1746 por Benedicto XIV y nombrado ese mismo año patrón de la ciudad por la devoción que generaban sus milagros y por su obra social con los más necesitados. La primera vez que se celebró la festividad de San Pedro Regalado en Valladolid fue el 13 de mayo de 1748 y, actualmente, da además nombre a un barrio vallisoletano situado junto al cementerio.

San Pedro Regalado es, además, el patrón de los toreros, por uno de sus milagros. Cuentan que un día salió el Regalado del convento de El Abrojo en dirección a Valladolid y le salió al paso un toro bravo escapado de alguna lidia cercana. Los ruegos del Santo le hicieron amansarse y arrodillarse sumiso ante él. San Pedro entonces le quitó los hierros, le bendijo y le mandó partir sin que hiciera daño a nadie. Por este episodio sería nombrado patrón de los toreros en el año 1951 y en 1952 el Ayuntamiento de Valladolid creó un trofeo taurino que lleva su nombre y que es considerado el trofeo de este tipo más antiguo de España.