NCYL

Valladolid

Ecologistas en Acción propone que se implante la zona de bajas emisiones el 1 de enero

La organización denuncia que el 'Día sin Coche' redujo la contaminación en el centro de la ciudad pero aumentó en el resto del municipio

23 septiembre, 2021 14:39

Con los datos de las siete estaciones urbanas de control de la contaminación, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que el cierre del centro al tráfico entre las 10:00 de la mañana y las 22:00 realizado durante el Día Europeo sin Coches celebrado ayer, miércoles 22 de septiembre, en el centro de Valladolid, no ha reducido la contaminación atmosférica en el resto de la ciudad, salvo para el ozono, según ha denunciado Ecologistas en Acción.

Una cifra que incrementó una media del 23% la registrada durante el día inmediatamente anterior, en el mismo periodo horario y con unas condiciones meteorológicas de temperatura, lluvia y viento similares.

Así, el dióxido de nitrógeno (NO2), contaminante tóxico que ocasiona casi 200 muertes prematuras cada año en Valladolid, y cuyas emisiones al aire proceden en su mayoría del tráfico motorizado, se duplicó en la ciudad, aumentando un 79% en la estación Arco de Ladrillo, un 94% en la estación La Rubia, un 116% en la estación Puente de Poniente y un 238% en la estación Vega Sicilia, en el Paseo de Zorrilla.

Las partículas inferiores a 10 y a 5 micras (PM10 y PM2,5) se mantuvieron estables en las cuatro estaciones municipales que las miden, sin variaciones significativas y en niveles moderados, a diferencia del NO2, que superó ayer la concentración diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la estación Arco de Ladrillo, la más influida por el tráfico urbano.

La organización ha añadido que, respecto al ozono, ayer se observó una reducción significativa de los niveles registrados el martes, cuantificable en el 14% en las cinco estaciones urbanas que miden este contaminante, coincidiendo con el horario de restricción del tráfico. Esta reducción podría explicarse por el fuerte aumento del monóxido de nitrógeno (NO), expulsado por los tubos de escape de los vehículos, gas que en las ciudades destruye el ozono.

Los beneficios ambientales y sociales que se pudieron comprobar el Día sin Coches en el centro de Valladolid, aparte de una presumible mejora de la calidad del aire, fueron la llamativa reducción del ruido, el aumento de la seguridad de los peatones y los ciclistas, el mejor funcionamiento del transporte público o la recuperación de la calle para otras funciones distintas a la movilidad, como el paseo o la relación.

Dejar los ensayos de lado

Para Ecologistas en Acción, el aumento general de los niveles de contaminación del aire durante el Día sin Coches en el exterior del centro urbano, por primera vez en sus seis ediciones con corte de tráfico, así como la actualización ayer de los estándares de calidad del aire de la OMS, duplicados en la ciudad de Valladolid, obligan a pasar de los “ensayos” a la limitación permanente del tráfico, primero en el centro urbano y progresivamente en el conjunto de la ciudad.

Por ello, la organización ambiental ha propuesto al Ayuntamiento de Valladolid que implante la Zona de Bajas Emisiones del centro de Valladolid el próximo 1 de enero, limitando el acceso a residentes, carga y descarga, urgencias y transporte colectivo, y posteriormente la amplie a la zona ORA en 2023 y al conjunto de la ciudad en el interior de las rondas de circunvalación, en 2024.