Valladolid Las oficinas de la refinería de aceites Hipesa, más conocida como la Casa del Barco, la vivienda unifamiliar Casa Luelmo y uno de los edificios de viviendas de la calle Panaderos son las propuestas que ofrece el Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA) a sus colegiados para la placa DOCOMOMO de 2021.

Tres edificios de Valladolid optan a ser reconocidos por su valor patrimonial

24 mayo, 2021 12:08

Las oficinas de la refinería de aceites Hipesa, más conocida como la Casa del Barco, la vivienda unifamiliar Casa Luelmo y uno de los edificios de viviendas de la calle Panaderos son las propuestas que ofrece el Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA) a sus colegiados para la placa DOCOMOMO de 2021. La participación en la encuesta está abierta hasta el viernes 28 de mayo y la obra ganadora recibirá la distinción el 4 de octubre, Día Mundial de la Arquitectura.



DOCOMOMO son las siglas de la Fundación Internacional para la documentación, valoración, difusión y conservación del Patrimonio histórico de la arquitectura y el urbanismo del Movimiento Moderno, y sus placas acreditan internacionalmente el valor patrimonial del edificio donde son colocadas. Los arquitectos de Valladolid pueden elegir en esta ocasión entre un edificio incluidos en ‘La arquitectura de la industria, 1925-1965’ (Hipesa) y otros dos que forman parte de ‘La Vivienda Moderna’ (Casa Luelmo y viviendas de la calle Panaderos).

Hipesa, la Casa del Barco

Escondida en el interior de una manzana con acceso desde el Paso del Hospital Militar, se encuentra una de las joyas de la arquitectura del Movimiento Moderno de Valladolid. Un edificio construido en el año 1935 para las oficinas de la Refinería de Aceites Hipesa, pero conocida habitualmente como la Casa del Barco. Su autor, Constantino Candeira, planteó un diseño que resolviera las necesidades funcionales y para ello utilizó un cuerpo central, rematado por dos alas laterales. Para marcar la horizontalidad, una de las características más habituales en el Movimiento Moderno, coloca una serie de bandas horizontales de color blanco que contrastan con el color rojo que envuelve el inmueble. Pero sin duda alguna su característica más particular son las ventanas circulares blancas, como los ojos de buey de un barco, que le otorgan el sobrenombre por el que se le conoce.

Casa Luelmo

El arquitecto José Antonio Corrales fue el encargado de proyectar esta vivienda para familias jóvenes de tres dormitorios, que dispone de un departamento con dormitorio, chimenea, baño y vestidor en la planta alta. Con acceso independiente, la planta baja está diseñada como zona de servicio, con oficio, plancha, cocina, despensa, dormitorio y patio. Las dos zonas de estar de la vivienda se prolongan espacialmente al exterior mediante un porche doble con cubiertas voladas. El cerramiento ofrece un contraste en sus materiales, con carpintería de madera rojo caoba, solado de cerámica vidriada, ladrillo rojo cara vista, y paños, carpinterías y techos blancos.

Edifico de viviendas de la calle Panaderos

Este bloque de viviendas fue construido en el año 1935 por Javier Ramón y Guerra. La profundidad de la parcela se resuelve con un patio central, que junto al patio de manzana de atrás permite una correcta iluminación y ventilación del inmueble. La fachada a la calle Panaderos es la que presenta las características modernas más interesantes, con las ventanas apaisadas en el centro. A cada lado aparecen las terrazas, donde el plano de ladrillo se curva para romper la rigidez de la composición. El enfoscado de las terrazas se hace de un color que contrasta con el ladrillo rojizo del resto de la fachada, lo que ofrece como resultado un magistral juego de fondo-figura.

Edificio calle Panaderos

Casa Luelmo