Valladolid

ENTREVISTA | Alfonso, propietario de un gimnasio vallisoletano: “Nuestro futuro es tan impredecible como las medidas aleatorias e incomprensibles de nuestros dirigentes”

5 noviembre, 2020 09:08

La Junta de Castilla y León anunciaba, en palabras de su presidente Alfonso Fernández Mañueco, el cierre de los gimnasios en la Comunidad salvo para la práctica de la actividad deportiva oficial de carácter no profesional o profesional que se regirá por la normativa y protocolos específicos aplicables a aquella, como apuntaba en la mañana de este miércoles el BOCYL.

A esta última especificación se agarra Alfonso Durán, madrileño de nacimiento pero vallisoletano de adopción, que suma 25 años como gerente de la Academia Combat Gym, ubicada en la calle Martillete de la capital del Pisuerga, para no cerrar su gimnasio, que, además, es centro oficial de tecnificación, desde este viernes, 6 de noviembre a las 00.00 horas, cuando entrarán en vigor las medidas.

“Nos confirman desde la Federación que el deporte oficial puede seguir adelante. Tendremos que limitar la asistencia y la participación de los alumnos federados únicamente”, nos comentaba el seleccionador español de Muay Thai y de Castilla y León en las modalidades de Ring, en declaraciones a NoticiasCyL Valladolid, en la mañana del miércoles tras cerciorarse de que finalmente no echará el cierre ante las nuevas restricciones.

Charlamos con Alfonso sobre la situación actual en esta entrevista: 

Pregunta. ¿Cómo recibió el martes la noticia del cierre de los gimnasios que anunció el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco?



Respuesta. Como un jarro de agua hirviendo ya que el de agua helada ya lo hemos recibido anteriormente. No son buenas noticias ni para el negocio ni para la salud de los usuarios.

P. Finalmente parece que su Academia Combat GYM no tendrá que cerrar al practicarse deporte federado pero si que deberá llevar a cabo alguna limitación. Explíqueme.



Nuestra actividad principal, al ser deporte oficial y federado, podrá seguir realizándose



R. Efectivamente. Nuestra actividad principal, al ser deporte oficial y federado, podrá seguir realizándose, pero única y exclusivamente por los alumnos y atletas que estén federados. Todos los alumnos nuevos, los que no hayan gestionado aún su licencia, los que se han reincorporado recientemente después del confinamiento y el verano, no lo podrán acudir al gimnasio. El resto de actividades que llevamos a cabo en la Academia que son “no federadas” tampoco las podremos llevar a cabo en el gimnasio. Esto nos supondrá intentar mantenernos a flote con un 20% de la asistencia habitual. 

P. Su Academia Combat GYM acaba siendo un gimnasio de artes marciales y luchas con disciplinas en las que existe contacto entre individuos como boxeo, kickboxing, defensa personal y demás.



 R. Así es. Son deportes de contacto cuyo último fin es el contacto. Afortunadamente, para llegar a ese “contacto” hay que tener muchas otras “herramientas”, las cuales estamos desarrollando, como es la técnica, la estrategia, la preparación física específica, el uso eficaz de los diferentes aparatos para el combate, etc. Estamos notando, en ese aspecto, una importante y notable subida de nivel en los alumnos que están asistiendo y que, en cuanto esto se reactive y podamos volver a la “normalidad”, lo van a agradecer ya por siempre. Hay que sacar siempre el lado positivo de las circunstancias. Una máxima que usamos mucho por aquí dice: “Si tiene remedio ¿por qué te quejas? Y si no lo tiene ¿por qué te quejas?

P. ¿Cree que los gimnasios son o pueden ser focos de contagios por COVID?



Todos los lugares pueden ser un foco de contagio



R. Todos los lugares pueden ser un foco de contagio, incluso al aire libre, pero con las medidas sanitarias a rajatabla e incluso ampliándolas voluntariamente, como es nuestro caso, es casi imposible, a menos que en eso también nos hayan engañado.

No entiendo, por ejemplo, cómo está permitido salir a correr por la calle entre la gente por la ciudad, en el paseo de la Academia lo vemos decenas de veces a diario, exhalando con fuerza, como lo hace cualquiera que esté haciendo un ejercicio físico, casi en la cara de las personas con las que se cruzan, lo que puede convertirse también foco de contagio. ¿Ahí ningún “experto” ha puesto su atención? En fin, es un pequeño ejemplo.

Por otro lado, me parece paradójico que el Congreso declare, hace apenas 15 días, el deporte como Actividad de Interés General y que ahora aparezca esta medida restrictiva en Castilla y León sin una explicación clara. También me parece incomprensible que una de las principales fuentes para evitar o minimizar los efectos, hecho avalado por las más grandes instituciones y estudios en salud del Covid-19 como es el hacer deporte, sea restringido a los ciudadanos. 

P. ¿Qué medidas habría tomado usted?



R. En las ciudades de Castilla y León no somos tantos gimnasios como para que se nos pueda tener controlados por parte de la Policía Nacional o Local. Por desgracia hay gente que no cumple y necesitan que nos vigilen y sancionen. La semana pasada, agentes de paisano de la Policía Local, nos hicieron una visita para asegurarse de que seguíamos las normas y pedirnos la máxima colaboración. En nuestro caso recibimos la felicitación de los mismos pues nos “pillaron” en plena acción y en un cambio de clase y pudieron comprobar, de primera mano, el protocolo que llevamos a cabo, con la limpieza e higienización de calzado antes de entrar, elementos de limpieza (geles, etc.), control de la temperatura en recepción, distanciamiento incluso antes del acceso a la Academia. Limpieza de todas las salas entre clases, limpieza de los aparatos en cada uso por parte de los alumnos, que están colaborando de manera encomiable, ventilación de las salas… todo lo estipulado y más.

Para que veas el grado de control y las medidas que llevamos a cabo, este fin de semana, a dos alumnos que han salido en una publicación en las redes sociales entrenando con gente sin mascarilla, les hemos pedido que guarden una cuarentena de 10 días antes de poder volver a la academia.

Volviendo a las medidas, creo que podrían haber creado, hace tiempo, un departamento de denuncias para enviar información de todos aquellos que no cumplen con las medidas y que, incluso, lo publican en las redes sociales sin ningún pudor, educación o temor. Esas personas sí merecen estar cerrados y recibir su correspondiente sanción administrativa o incluso penal.

La semana pasada, por ejemplo, fue sancionado en Valladolid un gimnasio y 15 clientes por no cumplir con las más básicas medidas de prevención. Creo que deberían haber hecho esto antes y más a menudo. Por unos cuántos vamos a pagar todos. Eso suponiendo que esto haya tenido algo que ver, pues no me consta que haya habido brotes en ningún gimnasio a nivel local, y a nivel nacional es un porcentaje tan pequeño que es prácticamente irrelevante. Eso sí, las normas son para todos.

P. ¿Qué habría supuesto un cierre de nuevo de su gimnasio?



R. Más ruina y más “destrucción de alumnado” ya que hay muchos que no han vuelto por el miedo a que “nos cierren” de nuevo.

P. ¿Cómo recuerda el primer cierre en la primera ola del COVID-19? Hubo un buen gesto por parte de la gente abonada a su gimnasio en la primera ola. Les mostraron su afecto con este gesto.



R. Sí, tenemos que decir que en nuestra Academia tenemos lo que en la mayoría de centros, comercios, etc. que son clientes, y estos permanecieron “apáticos” e incluso en algún caso nos pidieron la devolución del importe no “consumido”, lo cual es lógico y estaban en su perfecto derecho y se les atendió debidamente. Pero estos son la minoría, por suerte en la Academia contamos con amigos y alumnos, una de las cosas de las que más orgullosos estamos en Combat, los cuales, muchos de ellos, colaboraron económicamente de manera totalmente voluntaria durante ese periodo haciéndonos las cosas mucho más llevaderas. 

P. ¿Cómo ve el futuro de su Academia?



Nuestro futuro es tan impredecible como  las medidas aleatorias e incomprensibles de nuestros dirigentes



R. Nuestro futuro es tan impredecible como  las medidas aleatorias e incomprensibles de nuestros dirigentes. Dependemos de las ocurrencias y normas, con mayor o menor tino, que ellos nos dicten. Tenemos que seguir pagando absoluta y puntualmente todo, pero no tendremos ingresos o estos estarán muy sesgados. Si siguen en esta línea, por mucho que queramos, el futuro, por desgracia, no será muy prometedor.