Valladolid

Saravia contesta al PP por el soterramiento

11 marzo, 2018 12:51

El grupo municipal Popular de Valladolid pidió el sábado al alcalde Óscar Puente y al Gobierno tripartito municipal que retome el proyecto de soterramiento de las vías en Valladolid, poniendo como ejemplo el proyecto de estación del AVE en Bilbao que estará soterrada y costará 730 millones de euros.

Los 'populares' consideran, a través de un comunicado remitido a Europa Press, que hechos como éste demuestran que "Puente y Saravia se rindieron" en la defensa del proyecto de Soterramiento y han dejado a Valladolid "sin futuro alguno". El PP municipal recuerda que una de las razones para no afrontar el proyecto era el elevado coste de soterrar la estación, "algo que sí parece factible en otras ciudades y mucho más caro que en Valladolid".

El PP municipal considera que el Soterramiento es "viable" en Valladolid y Puente debería "denunciar" de "manera inmediata" al convenio que firmó de túneles y pasarelas y "unir a todos los vallisoletanos" en la defensa del proyecto "más importante de la ciudad".

"Mientras Puente se conforma con despistar a los vecinos con conciertos de grupos musicales mientras abandona el futuro de la ciudad. Con su política municipal va a lograr que dentro de unos años no haya suficientes jóvenes en Valladolid para celebrar conciertos", mantiene el Grupo Popular.

Así, anima a Puente a que denuncie el convenio de túneles y pasarelas y una a todos los grupos para defender el proyecto soterramiento de las vías a lo largo del trazado urbano de Valladolid. "Si lo hace, si defiende el soterramiento, tendrá de su lado al grupo municipal Popular", concluye el comunicado.

Manuel Saravia, concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento, ha contestado al Grupo Popular con un comunicado con tres puntos:

1º. Comparar situaciones que son radicalmente diferentes por las condiciones de partida no parece muy sensato. Hace muy poco tiempo el Grupo Municipal del PP hablaba del caso de León como paradigma, cuando la actuación ferroviaria en esa ciudad se limita a una intervención de 40 millones de euros. Y en otras ocasiones han hablado de Murcia como ejemplo. O ahora de Bilbao, como si no hubiese que tener en cuenta las circunstancias que rodean a la operación de cada ciudad y todo fuese directamente comparable.

2º. Vuelven a insistir en proyectos sin considerar los costes. No tienen en cuenta la deuda de 400 millones a la que ha hecho frente el Ministerio de Fomento. Cuando plantean otro tipo de actuación, no dan solución alguna a esa deuda. Si se denuncia el convenio recientemente firmado, como proponen, volvemos a estar abocados a la disolución de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003, con la consecuente paralización de todo (incluso del traslado de los Talleres), y con unas consecuencias económicas, funcionales y sociales imprevisibles; como ya puso de manifiesto el propio Ministro de Fomento hace unas semanas en Valladolid. Exactamente dijo: “La integración ferroviaria en Valladolid estaba abocada al precipicio”.

3º. Ignoran, de forma inadmisible, informaciones ofrecidas por algunos comparecientes en la Comisión de Investigación. Por ejemplo, cuando especialistas ferroviarios han señalado las ventajas de todo orden (ambientales, de mantenimiento, de seguridad, económicas y funcionales) de las estaciones ferroviarias en superficie frente a las soterradas. O el hecho de que en Europa no se planteen prácticamente nunca soterramientos de las vías, sin merma alguna de la calidad urbana, incluso en ciudades con presupuestos cinco veces superiores a los de Valladolid. El proyecto planteado para Valladolid es, como también reconoció el Ministro, de alta calidad (“En ningún otro sitio de España existe un plan de tanta calidad como el vallisoletano”, dijo en diciembre Íñigo de la Serna). Pero nada de eso parece interesar al Grupo Municipal Popular.