Valladolid

La aventura de un matrimonio vallisoletano para conquistar el desierto marroquí

11 marzo, 2018 12:41

Hay iniciativas bellas, de esas que merecen la pena, y que hacen pensar que en el mundo todavía existe la solidaridad y la empatía con los más desfavorecidos. En una de ellas ha decidido embarcarse un matrimonio vallisoletano, amante del deporte, que guiado por su hijo (realmente el instigador de la idea) viajará hasta el desierto de Marruecos para aportar su granito de arena.

Amelia Gamo Canto, trabajadora social, y Félix López Martín, gerente de Tanden Transportes, afrontarán desde este domingo una aventura única que lleva por nombre Pandemonium, un rally que tiene como protagonistas, por un lado, al Seat Panda, y por el otro, a esa solidaridad tan necesaria en los tiempos que corren.

Pandemonium empieza este domingo, 11 de marzo. Arranca desde Tarifa y tiene ocho etapas para llegar, tras recorrer más de 3.000 kilómetros, a Marrakech el próximo domingo. No tiene carácter competitivo sino solidario”, nos cuenta el hijo de la pareja, Félix López, en declaraciones recogidas por www.noticiascyl.com.

En esta prueba todos los equipos participantes, hasta un total de 20, viajan con sus Seat Panda portando “material escolar y humanitario” que “en la segunda o tercera etapa se entrega en la zona sur de Marruecos”, que pasa por ser “la zona más pobre y con menores recursos” del país.

Félix participó hasta en dos ocasiones en esta iniciativa y traspasó las ganas y la ilusión a sus progenitores que “se animaron a formar parte del proyecto” tras todas las anécdotas que su hijo, que nos confiesa que no sabe si participará en futuras ediciones, les ha transmitido a lo largo del tiempo.

“He hablado con mis padres antes de que comience la prueba y me han dicho que están muy contentos e ilusionados. Van con ganas de dejar el material a los que más lo necesitan y me han confesado que ellos se conforman con que no se les rompa el coche”, nos cuenta Félix hijo en tono de humor.

Pandemiun, como apunta en su web, no tiene ninguna ONG en Marruecos y apuesta por hacer una entrega directa gracias a un furgón marroquí que todos los años espera y acompaña a todos los coches siguiendo su recorrido. Posteriormente, cada uno entrega su ayuda sin ningún tipo de evento organizado.

Una bella iniciativa que huye de las fotos, que busca ayudar a los más necesitados del país marroquí haciéndoles un poquito más fácil la vida, y que en esta ocasión cuenta con el protagonismo de un matrimonio vallisoletano que parte con las ganas y la ilusión de poner su granito de arena para ayudar a los que, día a día, peor lo pasan.