Valladolid

El Museo Patio Herreriano homenajea al cineasta Michelangelo Antonioni

11 septiembre, 2017 20:09

El Salón de Actos del Museo Patio Herreriano de Valladolid presentará los días 18, 19, 20 y 21 de septiembre, un ciclo de cine dedicado al director Michelangelo Antonioni bajo el lema 'La crisis de los sentimientos'.

Autor o coautor de la mayoría de sus guiones, sus películas reflejan una mirada personal sobre la realidad en la que el uso del simbolismo visual acerca al espectador a los temas de la alienación, el aburrimiento o el erotismo sin amor, según ha informado el museo a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Serán cuatro de sus grandes obras las que podrán contempalrse en este ciclo, con entrada gratuita. Así, el lunes 18 será el turno de 'La aventura' (L'avventura, 1960); el martes 19, 'La noche' (La notte, 1961); el miércoles 20, 'El eclipse' (L'eclisse, 1962), y el jueves 21, 'El desierto rojo' (Deserto rosso, 1964). Todas ellas se proyectarán en versión original con subtítulos.

Michelangelo Antonioni se formó dentro de las tendencias del neorealismo. Escribió en la revista Cinema, estudió en el Centro Experimental de Cinematografía y colaboró como guionista en películas de Roberto Rosellini y Federico Fellini.

Sus inicios como realizador fueron en el terreno del documental --'Gente del Po' (1943)-- y en sus primeros largometrajes 'Cronaca di un amore' (1950) o 'La signora senza camelle' (1953), la protagonista partía de orígenes sociales proletarios. Pero progresivamente, Michelangelo Antonioni decantará su formación realista hacia el retrato frío y lúcido de la clase social acomodada, a la cual pertenece.

Nacido en Ferrara, al norte de Italia, el 21 de septiembre de 1912, en el seno de una familia de clase media, Michelangelo Antonioni fue desde pequeño un estudiante modélico y se licenció en Economía por la Universidad de Bolonia. Apasionado por el cine, se dedicó en un primer momento a la crítica cinematográfica en la revista Cinema, ocupación que cambiaría a principios de los 40 por la de realizador, adelantándose más de una década a los críticos reconvertidos en directores de la Nouvelle Vague francesa.

Trayectoria

Primero fue ayudante de dirección de Marcel Carné en 'Los visitantes de la noche', y a continuación ejerció como guionista, colaborando con maestros italianos como Rossellini, De Santis y Fellini. Rodó varios cortos documentales ('Gente del Po', 'Nitidez Urbana', 'La amorosa mentira', 'Superstición'), antes de debutar en el largometraje con 'Crónica del amor', un drama sobre el adulterio protagonizado por Lucía Bosé.

Tras 'La dama sin camelias', 'Los vencidos' y 'Amor en la ciudad', se consagra con 'Las amigas', adaptación de la novela 'Las mujeres solas', de Cesare Pavese, escritor que influyó notablemente en su filmografía. Premiado con el León de Plata en Venecia al mejor director, en 1955, este drama aborda de un modo pesimista la complejidad de las relaciones humanas, a través de la amistad entre la dueña de una tienda de modas y sus clientas.

En los 50 dirigió 'El grito', sobre las amargas consecuencias de la infidelidad matrimonial. A continuación inició su trilogía sobre mujeres contemporáneas, formada por 'La aventura', 'La noche' y 'El eclipse', protagonizadas por Monica Vitti, que se convirtió en su actriz fetiche.

En ellas ensaya la fórmula del antiargumento, pues se distinguen por su trama escasa. En 1964 dirige su primera película en color, 'El desierto rojo', en la que Monica Vitti vuelve a ponerse a sus órdenes para encarnar a la esposa del director de una fábrica en estado de shock tras sufrir un accidente.

El cineasta se fue a Gran Bretaña para rodar en inglés 'Blow Up', thriller inspirado por el cuento 'Las babas del diablo', de Julio Cortázar, sobre un frívolo fotógrafo londinense que investiga una inquietante imagen captada por su cámara. En Estados Unidos, Antonioni rodó el drama 'Zabriskie Point' y en coproducción con Francia, Italia y España filmó 'El reportero', con Jack Nicholson.

Antonioni contrajo matrimonio en los años 40 con Letizia Balboni, Posteriormente ese unió a Enrica Fico, que le acompañó hasta su muerte. Fue ella quien le ayudó cuando en 1994 decidió regresar al cine, a pesar de que una grave enfermedad le había dejado parapléjico para sacar adelante 'Más allá de las nubes', codirigida por Wim Wenders. Su último trabajo, de 2004, ha sido el episodio 'Il filo pericoloso delle cose', de Eros, un tríptico que se completaba con otros dos segmentos de Steven Soderbergh y Wong Kar Wai.