Salamanca

El proyecto 'Edades' para la detección precoz del Alzheimer comenzará en Salamanca después de Navidad

10 diciembre, 2020 16:54

Una vez hayan concluido las fiestas navideñas será el momento en que el equipo que impulsa el proyecto 'Edades' arranque con el programa para la detección precoz del Alzheimer en personas con deterioro cognitivo leve. Así lo anunció este jueves el profesor de Psiquiatría y Psicología Médica de la Facultad de Medicina, Ángel Luis Montejo, ideólogo del proyecto y director de sus operaciones durante una comparecencia pública en el Salón de Retratos del Rectorado de la Universidad de Salamanca.

En la misma, el rector de la Usal, Ricardo Rivero, reconoció la importancia de este proyecto en ciernes y su adecuación a los objetivos universitarios básicos. “El proyecto 'Edades' para la detección precoz del Alzheimer expresa lo mejor de la Universidad. El análisis científico de un problema, la investigación aplicada con su vertiente clínica y la transferencia del conocimiento”, resumió.

El equipo de la Usal que trabajará en el proyecto 'Edades' está formado por los investigadores José Antonio Sánchez, Alba Robles y Fermín Salvador y persigue llegar a tiempo para combatir una de las enfermedades más prevalentes de los últimos tiempos. “La prevención y la respuesta temprana a estos problemas evitan sus peores consecuencias. Se trata de una de las enfermedades más dañinas de nuestro tiempo y, por sus efectos cognitivos, genera gran desazón en las familias y unas dificultades extraordinarias. Estos investigadores trabajarán para evitar sus consecuencias detectando de manera muy temprana el problema”, valoró Rivero.

Asimismo, el rector de la Usal quiso celebrar que el centro encabece un proyecto así. “Será apoyado porque no encontramos otra línea de investigación más acertada que ésta, que busca evitar que las personas pierdan capacidades cognitivas. Y más en este momento en que la pérdida de interacción ha podido acelerar el problema en algunos casos. Este proyecto es una excelente noticia”, concluyó.

El doctor Montejo, por su parte, reconoció en esta línea que “no puede haber mejor sitio para luchar contra la pérdida de conocimiento que el templo del conocimiento”, como definió a la Universidad. “Nos hemos dado cuenta de que hay una realidad que supera al sistema sanitario, y es que no hemos sido capaces de adelantarnos al elevado número de casos de la enfermedad de Alzheimer”, introdujo.  

En este sentido, Montejo explicó que la mayoría de los pacientes no reciben una atención adecuada hasta que pasan “dos o tres años” desde que aparecen las primeras quejas de memoria. “La fragmentación del sistema sanitario hace que los pacientes tengan que pasar por Atención Primaria, después sean derivados a Atención Especializada, y deban acceder a realizarse pruebas con lista de espera, por lo que hay un retraso en el diagnóstico”, relató.  

En adición, el profesor lamentó que cuando se diagnostica la enfermedad no existe un tratamiento adecuado en las farmacias. “Aminoran los síntomas, pero no curan”, certificó, mientras destacó que una detección precoz puede ayudar "mucho" a estos pacientes. “Hoy por hoy, vemos que sí hay entidades y asociaciones que se ocupan de la enfermedad de Alzheimer, pero tenemos un problema con las fases iniciales. En esos dos o tres años con deterioro cognitivo leve, hay muy poco tratamiento”, especificó.  

Por esta razón, el doctor Montejo reveló que el proyecto 'Edades' pretende detectar los casos es una fase primigenia utilizando biomarcadores avanzados para poder certificar con suficiente antelación si realmente el paciente sufre una enfermedad. “Si esto es así, se puede tratar. Lo más ilusionante es que les vamos a permitir a estas personas participar en actividades de estimulación cognitiva”, expuso. Cabe señalar que esta fase del proyecto se desarrollará en los locales cedidos por el Ayuntamiento en el Centro Municipal Integrado de Puente Ladrillo y con personal contratado gracias a fondos municipales. “Existe la evidencia de que estas actividades pueden retrasar los síntomas más graves de este tipo de patologías”, recalcó el director del proyecto.  

Según recordó, además, Salamanca es una zona con abundante población mayor, en la que la prevalencia del deterioro cognitivo es alta. Los participantes en el programa podrán beneficiarse durante un año de las actividades y, más tarde, deberán dejar paso a los siguientes, aunque, como recordó el doctor Montejo, “ya habrían aprendido un montón de cosas para mejorar su estilo de vida, con buena dieta, ejercicio físico e interrelación social y emocional”. Y es que, según el doctor, “muchas personas sufren esto porque se han abandonado y han dejado de leer o de salir”.