Salamanca

El pintor salmantino Alfonso Cuñado expone en La Salina a través de su particular 'Caleidoscopio'

26 noviembre, 2020 00:00

La sala de exposiciones La Salina reúne hasta el próximo 3 de enero la muestra 'Caleidoscopio', del pintor salmantino Alfonso Cuñado. Durante la inauguración celebrada este miércoles, el artista mostró su ilusión por exponer en su tierra y reclamó a sus paisanos que “vengan sin miedo porque de pintura no hay que entender para verla, simplemente hay que sentir”.  

Cuñado, afincado desde hace unos años en Tawián, reconoció que tenia “muchas ganas” de exponer en Salamanca y quiso agradecer durante su breve discurso la oportunidad a la Diputación de Salamanca. Destacó, eso sí, el significado del título de la muestra, 'Caleidoscopio', revelando que le gusta porque procede el griego y quiere decir “belleza, imagen y observar”.  

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, acompañado del diputado de Cultura, David Mingo, fue el encargado de abrir el acto de inauguración reconociendo que “es un honor tener a un 'salmantino por el mundo' de vuelta en su tierra” y definió a Alfonso Cuñado como “uno de los grandes artistas salmantinos del momento”.

Iglesias destacó además que La Salina estrena “una de los grandes exposiciones del año” para cerrar el 2020. “La belleza de sus obras y la calidez que emana de sus pinturas ayuda a liberar la mente y aliviar los problemas cotidianos, y también todo lo relacionado con el dichoso coronavirus que nos tiene a todos preocupados”, valoró. Considera Javier Iglesias, de igual modo, que “la visita es obligada”, y por eso animó a los salmantinos de la ciudad y la provincia a “que vengan a liberarse con el arte”.

El presidente de La Salina quiso reflexionar también sobre el título y “los efectos mágicos” que produce el caleidoscopio. “Transforma escenas familiares y paisajes creando un juego de imágenes de gran belleza que impacta a los que amamos su obra. Capta de forma excepcional la luz del atardecer en la dehesa y la noche en las calles de Salamanca. También convierte en mágicos los momentos de lectura frente a una ventana o el amor maternal”, resumió Javier Iglesias.

Antes de finalizar su intervención, el mandatario de La Salina recordó que Cuñado es salmantino y “en sus obras refleja el amor a su tierra”. Aprovechó para agradecerle que haya escogido la Diputación para mostrar su obra y recordó su incidencia en importantes eventos artísticos del pasado en la ciudad. “Nunca se ha olvidado de nosotros. Partió de él la idea de juntar aquí a los cuatro grandes pintores salmantinos de su época y eso siempre nos quedará para el recuerdo”, explicó en referencia a una exposición pretérita en la sala La Salina.  

“Esta muestra dejará también una importante huella porque Alfonso Cuñado es uno de los mejores embajadores en el mercado asiático, donde tiene un importante reconocimiento y prestigio”, explicó el presidente. Expuso además, sobre el pintor, que “reconoce que apenas dibuja, que parte de una mancha inicial de color, y ahí está la magia de su propia obra”. Concluyó asegurando su convencimiento de que “los que vengan quedarán encantados reconociendo nuestras calles más emblemáticas y paisajes muy familiares”.

Durante la inauguración también intervino el comisario de la exposición, Eduardo Azofra, que advirtió que “una ciudad como Salamanca no se podía permitir no tener una exposición individual de Alfonso Cuñado”. Azofra explicó que esta muestra, que se compone de 37 obras, reúne cuadros realizados por el artista entre los años 2015 y 2020. De entrada, valoró la “magistral técnica” que define a Cuñado en el uso de “numerosos espátulas”, que luego “matiza con el pincel”.  

En su intervención, trufada de alusiones a sus conversaciones con el artista, el comisario explicó que Cuñado “se niega a hablar de etapas porque dice que en su obra lo que hay son temas”. Así, enumeró aquellos que se pueden encontrar en la exposición, entre los que destacan “naturalezas muertas, bodegones, paisajes, desnudos y, otros, como la lectura, la música o la danza, además del tema taurino y una representación de su serie de Las Meninas”.  

En este sentido, Eduardo Azofra quiso ahondar en un tema habitual en Cuñado, que es el paisaje urbano, y que es “clave” en su pintura, antes de referirse a los formatos que se encuentran en la muestra. “Para mí el formato condiciona al pintor y el tema condiciona el formato, especialmente cuando un artista, como Alfonso Cuñado, abarca todo el proceso creativo hasta el enmarcado de sus propias obras”. En este caso destacó que su favorito es la proporción uno por uno, el formato cuadrado. 

Finalmente, el comisario reflexionó sobre los colores que aparecen en la obra del artista. “Hay muchos amarillos, ocres, naranjas y muchos violetas y azules. Lo que busca, por encima de todo, es captar la luz, el color en la luz y en la sombra”, concluyó, animando a los salmantinos a visitar la muestra.