Región

Las separaciones y divorcios no están de moda en Castilla y León

30 septiembre, 2019 18:17

Castilla y León registró en 2008, junto con Extremadura y País Vasco, la menor tasa de nulidades, separaciones y divorcios del país, las tres con 1,8 por cada mil, tres décimas por debajo de la media española, según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En 2018 se produjeron en Castilla y León 4.048 divorcios y 180 separaciones, frente a ninguna nulidad. A nivel nacional, el número de casos de divorcio ha descendido un 2,8 por ciento, hasta los 95.254, según la 'Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios (ENSD)'.

En total, se produjeron 99.444 casos de nulidad, separación y divorcio en España, lo que supuso una tasa de 2,1 por cada 1.000 habitantes. El total de casos supuso una disminución del 2,8 por ciento respecto al año anterior.

Por tipo de proceso, se produjeron 95.254 divorcios, 4.098 separaciones y 92 nulidades. Los divorcios representaron el 95,8 del total, las separaciones el 4,1 y las nulidades el 0,1 por ciento restante. Así, el número de divorcios disminuyó un 2,8 por ciento respecto al año anterior, el de separaciones un 4,3 y el de nulidades un 8,0 por ciento.

Por tipo de resolución, 63.915 casos se resolvieron por sentencia y 35.529 por decreto o escritura pública. El 77,7 por ciento de los divorcios en el año 2018 fueron de mutuo acuerdo y el 22,3 restante contenciosos. En el caso de las separaciones, el 85,1 por ciento lo fueron de mutuo acuerdo y el 14,9 contenciosas.

Además, en 2018 hubo 1.141 divorcios entre personas del mismo sexo (el 1,2 por ciento del total). De ellos, 595 fueron entre hombres y 546 entre mujeres. Además, hubo 11 separaciones (0,3 por ciento del total).

El 43,1 por ciento de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos (menores o mayores dependientes económicamente). Este porcentaje fue similar al del año anterior, según el INE.

El 45,1 por ciento tenían solo hijos menores de edad, el 5,1 por ciento solo hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 6,7 por ciento hijos menores de edad y mayores dependientes económicamente. El 25,4 por ciento tenía un solo hijo (menor o mayor dependiente económicamente).

En el 57,3 por ciento de los casos de divorcio y separación de los cónyuges de diferente sexo se asignó una pensión alimenticia (57,0 en el año anterior). En el 68,0 por ciento el pago de la pensión alimenticia correspondió al padre (71,0 en 2017), en el 4,4 por ciento a la madre (4,5 por ciento en el año anterior) y en el 27,6 por ciento a ambos cónyuges (24,5 por ciento en 2017).

Por su parte, en los divorcios y separaciones entre cónyuges del mismo sexo se asignó una pensión alimenticia en el 24,5 por ciento de los casos.

Uno de cada tres casos, custodia compartida 

La custodia de los hijos menores fue otorgada en el 52,1 por ciento de los casos de divorcio y separación entre cónyuges de diferente sexo. En el 61,6 por ciento se le otorgó a la madre (65,0 en el año anterior), en el 4,2% la obtuvo el padre (4,4 en 2017), en el 33,8 por ciento fue compartida (30,2 por ciento en 2017) y en el 0,4 por ciento se otorgó a otras instituciones o familiares.

En los casos de divorcio y separación de los cónyuges del mismo sexo se adoptaron medidas de custodia de los hijos menores en el 23,9 por ciento de los divorcios y separaciones. De ellos, en el 47,5 por ciento la custodia la obtuvo uno de los dos cónyuges y en el 52,5 por ciento fue compartida.