Región

Encuentran siete piezas de sillería cerca de Berlanga de Duero

4 octubre, 2018 14:48

La Guardia Civil de Soria localizó el pasado 26 de septiembre siete piezas de sillería abandonadas cerca de la localidad de Morales, término de Berlanga de Duero, que podrían pertenecer al Patrimonio robado en la provincia, según han informado desde la Subdelegación del Gobierno en Soria.

Este hallazgo se ha realizado dentro de los diferentes servicios desplegados por la Guardia Civil para la protección del Patrimonio Histórico e intensificados en las últimas semanas.

Estas siete piezas de sillería se encontraban abandonadas y ocultas bajo palets y maleza en la zona del paraje 'Los Egios' y pueden corresponder con alguna de las partes sustraídas en relación a los robos sufridos en la provincia contra el Patrimonio Histórico, siendo las mismas de estilo gótico, pudiendo corresponder con una ventana de piedra de arco conopial, jambas y alfeizar de algún monumento objeto de robo.

Las piezas se encuentran en posesión de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Soria, que se está encargando del estudio de las mismas al objeto de poder determinar su procedencia y la identificación de los posibles autores de los robos sufridos contra el Patrimonio Histórico en la provincia de Soria.

Cuatro ataques 

En las últimas seis semanas el patrimonio religioso en la Diócesis de Osma-Soria ha sufrido cuatro ataques.

En el mes de agosto tuvo lugar el expolio de la ermita de La Mercadera donde los ladrones sustrajeron piedras de gran tamaño, la cruz de piedra de la espadaña y la sillería de la portada del templo.

En segundo lugar el robo sufrido en la ermita de la Virgen de Ulagares en Castilruiz donde los ladrones se llevaron algunos objetos de culto, dinero y herramientas de una empresa que trabaja en el templo el pasado fin de semana.

La ermita de San Lorenzo, en Boos, es el tercero de esta serie de ataques contra el patrimonio soriano.

Asimismo, a principios de esta semana se ha registrado un nuevo en la iglesia de Masegoso, tras romper la puerta de acceso al templo, si bien esta vez no hay que lamentar la sustracción de elementos patrimoniales.