Región

Un pleno de primos

31 mayo, 2018 10:59

Las Cortes de Castilla y León celebraban el día después de la no comparecencia de Herrera en el pleno de la tarde anterior -a quien, por cierto, se le veía feliz degustando un blanquito con sus correspondientes tapitas, suponemoss que productos de Tierra de Sabor, acompañado por su núcleo duro, en la cafetería-. Un feo que pusieron de manifiesto diversos portavoces. Es que el protocolo real tiene mucho pedigrí, señorías.

Además, tuvimos ocasión de poder hablar, también, con los números uno y dos y tres de muchas formaciones políticas sobre el acontecer en la ciudad del Tormes. Si los mármoles de los pasillos de las Cortes hablaran... pues eso, que se le acumularían al alegre Sáez Aguado -ya cambió el centro de atención, bienvenidos Rey, Rajoy y Sánchez- las urgencias coronarias en Salamanca.

Sea como fuere, lo cierto es que en este pleno hubo muchos primos. Unos que llegaban esperando cuestiones casi imposibles. Otros que se fian de los que allí acuden. Otros que esperaban pavonearse por los pasillos como un pavo real, pero sin cetro ni corona y, menos aún, preparación y conocimiento, palabras lanzadas como balas por la socialista Virginia Barcones. Y, finalmente, los primos que esperaban consecuencias de la moción de censura que, a la mayoría de la bancada azul y también naranja traen preocupados. ¿Por qué será? El tiempo dirá sus consecuencias que, mucho nos tememos, tendrán transcendencia en el devenir político de esta Comunidad. A esperar.

Primos, con todo el respeto, era ese grupo de profesionales que luchan y se juegan la vida por nuestra integridad y que buscan un reconocimiento profesional y de funcionarios de carrera. Hablamos de los bomberos profesionales. Ellos, siempre impasibles al desaliento, allí parecían casi resignados a los acontecimientos. "No tiene mal color", advertían a este periodista. Lo cierto es que su situación llegó a tal extremo que el color naranja tuvo que interesarse por su situación... Y ya se sabe que en estos tiempos convulsos e indecisos, al enemigo político -que no son ellos concretamente- ni agua.

La mañana avanzaba entre mociones, proposiciones y esos 'no' bien altos que se alzaban desde la bancada popular durante las votaciones. El gallinero, perdón el hemiciclo, parecía alborotado. Todo en él tenía tintes preelectorales con la moción latiendo en cada intervención y, cómo no, la Gürtel. Era el 'tú más' entre los que Luis Fuentes llamaba el viejo bipartidismo. En estas estaba la aprobación de una Proposición No de Ley (PNL) presentada por el PSOE en materia de despoblación que, a la postre, convirtió el debate en un cruce de acusaciones entre populares y socialistas, ya que desde el PP se ha culpado a los de rojo de ser “desleales” por la moción de censura presentada al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, mientras que éstos les han recordado que lo realmente “desleal” es “robar” en alusión a la sentencia de la Audiencia Nacional en torno al caso Gürtel.

La iniciativa socialista contó finalmente con el respaldo de Podemos y Grupo Mixto, el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos, ya que, como argumentó su portavoz, Luis Fuentes, es una propuesta “anquilosada y basada en las viejas recetas del bipartidismo”, tras lo que ha insistido en la necesidad de impulsar “política a largo plazo”. Ya se sabe eso de las tendencias. Pero también de los resultados anunciados de los 'sorpassos' que nunca fueron. Primos, unos y otros, por creerse, aunque lo oculten y solo manifiesten con postureos, las encuestas.

Mucho nerviosismo de una parte. Mucho estira pescuezos de otra. Mucha mala leche de los que están con los que llegan e intentan dar lecciones, como criticar votar una proposición conjunta los de la vieja política y el bipartidismo, cuando quien da lecciones, vaya por dios, sustenta lo que existe. Cosas entre bambalinas.

Ya, cuando avanzaba la tarde, Luis Tudanca apareció con un puñado de libros bajo el brazo -nos consta que es buen lector- y, qué sorpresa, lleva la mitad del volumen leído -a tenor del marcapáginas-. ¿Se imaginan qué leía? 'Grandes esperanzas' ('Great Expectations'), una novela escrita por Charles Dickens. La novela narra la historia de Phillip Pirrip, un huérfano aprendiz de herrero cuya aspiración pasará a ser convertirse en un noble caballero, describiendo su vida desde su niñez hasta su madurez. Se puede decir que se trata de un Bildungsroman o novela de aprendizaje. La obra, en un momento de su trama dice, “durante toda la vida nuestras peores bajezas y mezquinidades son cometidas usualmente a causa de aquellos a quienes más despreciamos". Pues eso, cachis!

Entre corros, corrillos, risas y suspiros la jornada iba dejando a las Cortes vacías. Todos con la mirada y los ojos y la esperanza puesta en las otras Cortes, en el Congreso de los Diputados, donde hoy comienza la moción de censura contra Mariano Rajoy y, quizás, uno de los momentos más importantes de la reciente historia política española. Es mucho lo que está en juego, no solo cambiar o mantener a un inquilino en La Moncloa, sino que de la resolución de la misma dependerán muchas cuestiones políticas y de liderazgo, pero también territoriales, económicas y, cómo no, el devenir político de muchas señorías que en esta jornada de miércoles estaban sentadas en el hemiciclo cortesano de esta capital cidiana. Toca esperar, pero lo cierto es que las risas y bromas de algunos, que parecían disfrutar, eran más que sintomáticas de lo que puede acontecer por estas tierras. A esperar, cachis!