Región

Acecale, el alimento que orienta a las persones celiacas

27 mayo, 2018 10:38

Este domingo 27 de mayo es el Día Nacional del Celiaco. Se trata de un proceso crónico, multiorgánico autoinmune, que lesiona primeramente el intestino y puede dañar cualquier órgano o tejido corporal, con una intolerancia permanente al gluten (conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno y productos derivados de estos cereales). El único tratamiento posible en la actualidad consiste en seguir durante toda la vida una estricta dieta sin gluten, basada en alimentos naturales, evitando los productos elaborados y/o envasados que podrían contener gluten o contaminarse en el mismo proceso de producción.

Para ayudar a estar personas, la Asociación Celiaca de Castilla y León (Acecale) lleva desde hace veinte años informando a los diagnosticados con la enfermedad, pero también luchando por una mayor concienciación en la sociedad, promover campañas de diagnóstico precoz e investigaciones científicas. Se puede solicitar cita previa en el correo electrónico acecale@hotmail.com y los teléfonos 983345096 y 675613289.

Actualmente cuenta con unos 1.800 socios en Castilla y León, 300 de ellos en la provincia de Salamanca. Precisamente aquí se pondrá en marcha un proyecto pionero en colaboración con el Ayuntamiento, con una triple vertiente. Por un lado, la atención al diagnosticado, sean socios o no, gracias a un local municipal donde trabajadores sociales y dietistas realizarán acompañamiento y asesoramiento. Por otro, la realización de talleres de cocina y conferencias sobre asuntos del día a día en la vida de un celiaco. Además, una campaña de sensibilización sobre el diagnóstico precoz en centros de salud y formación a especialistas del hospital para que sigan el protocolo establecido.

“Hasta hace unos años se pensaba que era solo una enfermedad infantil”, afirma Patricia García, presidenta de Acecale. De ahí la necesidad de una mayor información a toda la sociedad, sobre todo de una mayor concienciación e implicación. “Muchas veces el médico explica qué es la enfermedad cuando se diagnostica, que es crónica y les da un tratamiento, pero no aborda su día a día a partir de entonces, ahí entramos nosotros”. Y es que al ser diagnosticado como celiaco “leen muchas cosas por internet y la gente viene alarmada, pero les damos información concreta y las herramientas necesarias”.

Taller de roscones sin gluten en la Fonda de la Vera Cruz de Salamanca

A ello se añade una labor de acompañamiento y apoyo psicológico “en casos puntuales, sobre todo jóvenes, porque deben cambiar los hábitos para el resto de su vida”. Fundamental es la información para saber qué alimentos tomar, pues “no todo lo que pone ‘sin gluten’ en el mercado es seguro”. De ahí la necesidad de un mayor control en el etiquetado de los productos en los supermercados. Y también los restaurantes, “hay que tener en cuenta la alimentación cruzada, los restos de comida que puede haber en una cocina o los cubiertos. Ahora no podemos participar en paelladas de fiestas, las casetas de las ferias o comidas populares”. Por eso, el proyecto a poner en marcha con el Ayuntamiento de Salamanca implica también a los hosteleros, “para ser un referente en la gastronomía sin gluten”. Incluso se ampliará esta labor a los comedores universitarios.

Desde Acecale, además, reivindican que se apliquen bien los protocolos de diagnóstico. “Lo más importante es la mejora sanitaria”, afirma Patricia García. Y también más ayudas para compensar el sobrecoste de la cesta de la compra, unos mil euros al año. Al respecto, el Ayuntamiento de Salamanca estudia conceder subvenciones a las personas celiacas en riesgo de exclusión social. “La enfermedad celíaca, hoy, es una realidad cada vez más presente en nuestra comunidad, por lo que es necesario aunar esfuerzos que contribuyan a garantizar una mejor calidad de vida en nuestro entorno. Somos los intermediarios entre el colectivo celíaco y la administración pública, velamos por garantizar la plena integración del colectivo en la comunidad y por alcanzar un protocolo de diagnóstico precoz que contribuya a reducir las patologías asociadas a la enfermedad celiaca no tratada o diagnosticada de forma tardía”, resume la presidenta de Acecale.