Región

¿Cómo afrontar lo mejor posible el cambio de hora?

25 marzo, 2018 05:03

Esta madrugada hemos dormido una hora menos al cambiar nuestros relojes al horario de verano pasando de las 2:00 a las 3:00, en una medida que suele generar durante los primeros días un impacto en nuestro organismo, potenciando la aparición de síntomas como la fatiga, el cansancio, la dificultad para conciliar el sueño y, en ocasiones, un repunte de estrés y/o ansiedad.

Desde SuperPremiumDiet, el servicio de asesoramiento nutricional en farmacias del Grupo NC Salud, se ofrecen una serie recomendaciones para que nuestro organismo se adapte correctamente al nuevo horario durante el primer día laboral tras el cambio:

  • Desayuno. Comienza el día con un desayuno completo mediterráneo, enriquecido en vitamina C. Para ello, debemos incluir una fuente de carbohidratos complejos integrales (pan o cereales), un vaso de leche o bebida vegetal sin grasas ni azúcares añadidos y una ración de fruta entera, con fresas, kiwis o naranjas, que nos ayudarán a mantenernos enérgicos y afrontar con garantías el primer día de este mini jet-lag.
  • Media mañana. Es importante fijarse un momento a media mañana para tomar un tentempié con alimentos saciantes: una segunda ración de fruta, un derivado lácteo 0.0% (queso fresco o yogur) o un sándwich integral vegetal, pueden ser perfectos aliados.
  • Elige legumbres (en guisos, ensaladas o salteados) ya que, por muy pocas calorías, aportan fibra, proteínas vegetales, carbohidratos complejos y triptófano, ideal para aumentar los niveles de serotonina y melatonina, que mejoran el estado de ánimo y la calidad del sueño, respectivamente.
  • Merienda Por la tarde, apostaremos por aquellos frutos ricos en magnesio, como el plátano, la nuez o la avellana, pues este mineral actúa mejorando el bienestar psicológico y nos prepara para disminuir el estrés del día y optimizar el descanso.
  • Debe mantenerse a la hora habitual, apostando por platos ligeros con verduras como protagonistas y evitando las comidas ricas en grasas como los embutidos, quesos curados, salsas y frituras. Estos suelen desencadenar malas digestiones, un sueño intranquilo y un repunte de la sintomatología inherente al cambio horario a la mañana siguiente.

“Con esta serie de recomendaciones, que pueden acompañarse de la ingesta de nuestros complementos alimenticios a base de triptófano, magnesio o pasiflora, aceleraremos la adaptación al cambio horario y evitaremos los síntomas que suelen acompañarlo”, explica Carlos Fernández, director médico del Grupo NC Salud.

Toca seguir estas indicaciones para adaptarnos cuanto antes al nuevo horario y que nuestro organismo sufra lo menos posible.