Región

Las penas que piden para los "estafadores del gasóleo"

20 marzo, 2018 15:59

Fiscalía de Valladolid y la acusación particular han mantenido hoy sus peticiones de dos y cuatro años de prisión, por el mismo orden, para el propietario y administrador de'Sanpritrans SLU' y el apoderado de la misma, R.S.C. y P.P.P, respectivamente, por estafar 14.000 litros de gasóleo que pidieron en julio de 2008 a nombre de una empresa que no había solicitado el combustible y se quedaron con el carburante para sacar un rendimiento económico del mismo.

Durante el juicio, visto para sentencia en la Audiencia de Valladolid, R.S.C. ha negado cualquier responsabilidad en los hechos y ha alegado que para este tipo de gestiones tenía personal a su cargo, entre ellos su compañero de banquillo, P.P.P, y ello a pesar de que otros testigos han apuntado que el declarante era quien daba todas las órdenes, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Por su parte, el apoderado de 'Sanpritrans', P.P.P, también se ha declarado inocente y ha precisado que el pagaré--no se llegó a cobrar-- por importe de 17.290 euros entregado en su día a la titular de combustible, 'Discomtes', a raíz de la reclamación civil correspondiente, tan sólo contaba con su firma, ya que el resto del documento fue rellenado por otra persona.

La acusaciones pública, que al igual que la particular considera que se trata de una estafa agravada por el abuso de confianza, solicita el pago de una indemnización, conjunta y solidaria, en favor de 'Discomtes Zamora' por importe de 17.290 euros por el valor del gasóleo defraudado.

Además, la acusación pública pide a los procesados que indemnicen a la suministradora del combustible y a la mercantil 'Transportes Hermanos Hernández Rodríguez 2005 SL', cuyo nombre dieron como encargante del pedido, a los efectos de pagar los gastos de la demanda que la primera interpuso contra la segunda para reclamar el pago de un gasóleo que la demandada no había pedido en realidad.

Los hechos se remontan a julio de 2015 cuando R.S.C, como propietario y administrador de 'Sanpritrans', titular de un Centro de Transportes en Zamora, y el apoderado de la misma, P.P.P, según sostienen las acusaciones, ante las dificultades económicas por las que atravesaba la mercantil se valieron, supuestamente, de la confianza lograda con la empresa suministradora de combustible 'Discomtes Zamora', radicada en Toro, para efectuar a la misma un pedido de 14.000 litros de gasóleo A en nombre de 'Hermanos Hernández Rodríguez 2005 S.L', ubicada en Carpio (Valladolid) y a la que ya habían hecho distintos servicios de este tipo con anterioridad.

Así, los acusados se hicieron con la citada cantidad de combustible, que cargaron a nombre de la empresa de Carpio, sin haberlo pedido ésta, y trasladaron el combustible hasta un depósito que 'Sanpritrans' tenía en Zamora, con el fin de obtener un beneficio económico con el que compensar los problemas económicos de la sociedad.

Con posterioridad, 'Discomtes', propietaria del gasóleo, vio impagada por parte de 'Transportes Hermanos Hernández Rodríguez' la factura de 17.290 euros correspondiente al carburante, por lo que, en la errónea creencia de que el pedido lo había realizado la empresa de Carpio, inició contra ella una reclamación civil tramitada en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Medina del Campo.

La demandada pidió entonces explicaciones a los ahora acusados y uno de ellos P.P.P, a fin de zanjar el asunto, firmó y entregó a la empresa demandante un pagaré por importe de 17.290 euros frente a la cuenta que 'Sanpritrans' tenía en IberCaja, si bien este efecto mercantil no pudo ser cobrado.