Región

Audiencia Nacional juzga al etarra que asesinó a Cortizo en León

14 marzo, 2018 17:24

La Audiencia Nacional de Madrid iniciará mañana el jucio que juzgará al etarra Sergio Polo por el asesinato del comandante del ejército Luciano Cortizo Alonso, fallecido en León el 22 de diciembre de 1995, cuando estalló una bomba lapa que la banda terrorista ETA había colocado en el vehículo en el que viajaba con su hija.

Para él, la Fiscalía solicita una pena de 122 años de prisión por un delito de asesinato, así como la prohibición de entrar en León y una indemnización de 180.000 euros para la viuda y 385.000 euros para la hija, por las lesiones, las secuelas y el asesinato de su padre.

RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS



La causa fue reabierta hace dos años, cuando se encontraron indicios de culpabilidad contra Sergio Polo y María Soledad Iparraguirre (Anboto), jefa de ETA presa en Francia, tras revisar aquellos atentados de la banda no resueltos.

Así, tal y como recoge el relato del Ministerio Fiscal, días antes del atentado Anboto entregó el material explosivo a Polo y le dio instrucciones precisas de cómo utilizarlo para asesinar al comandante Cortizo, al que vigiló durante varios días antes de llevar a cabo el atentado.

Tras vigilar todos sus pasos localizó el vehículo que utilizaba el comandante, y el día 21 de diciembre le colocó una bomba lapa bajo el asiento del conductor, de manera que cuanto al día siguiente el comandante y su hija montaron en el vehículo y circularon unos 300 metros, éste explotó cuando se detuvo en un semáforo de la Calle Ramón y Cajal.

Como consecuencia de esta detonación, Luciano Cortizo Alonso falleció en el acto y su hija resultó gravemente herida. Asimismo, también resultaron heridas varias personas que caminaban por la calle cuando explotó el coche.