Región

Miura agota todo el papel en las Jornadas de la Empalizada

18 febrero, 2018 13:09

La sala Vértice de Montemayor de Pililla volvió a poner el no hay billetes en la primera jornada organizada por la asociación La Empalizada con la presencia del ganadero Antonio Miura.

Éxito total en un coloquio donde hubo participación de aficionados ávidos por conocer los entresijos de la legendaria ganadería que tiene sus orígenes en 1842.

El acto estuvo moderado por el aficionado pedrajero Javier Fernández quien mantuvo un ameno diálogo con el ganadero sevillano durante casi una hora, recordando datos y anécdotas en estos 175 años de vida de la divisa sevillana.

La presentación corrió a cargo de Raúl Redondo, secretario de la asociación, para posteriormente exhibir un amplio documental de la ganadería. Las jornadas de La Empalizada, que tienen su continuidad el próximo fin de semana, se complementan con una exposición del pintor y escultor cuellarano Alfonso Rey.

Muchos aficionados de asociaciones vecinas, así como cortadores y corredores de encierros (Fernando del Valle, “ Chumi”), entre otros acudieron a este acto cultural taurino de La Empalizada como César Redondo, de La Explanada de Portillo.

Y un vecino cercano a Montemayor, Javier Fernández, empresario vallisoletano propietario de la finca “Monte Bayón”, que con una pequeña punta de vacas de origen atanasio, vía Adelaida Rodríguez, arranca un nuevo periplo de ganadero de bravo; el empresario estuvo acompañado por su amigo Cholo, criador de bueyes de raza berrenda en colorado.

Tras el acto no podían faltar en nuestro relato los exquisitos manjares que nos prepararon los hermanos Susi y Carlos del restaurante La Martina, cuya sala Vértice ceden anualmente a La Empalizada.

Unas deliciosas croquetas con setas trompetas de la muerte precedieron a los exquisitos calamares (los mejores del mundo mundial dixi Susi) denominados de Martina en honor a la matriarca del clan, quien por cierto estuvo en la primera fila durante el coloquio. Tampoco faltó mi amigo Chuchi Martínez que últimamente es compañero inseparable en estas visitas tan ilustrativas. Y el joven alcalde de Montemayor, Iván Velasco, acudió un año más a este evento cultural taurino.

Luego hubo dos platos a elegir: un bacalao al ajo arriero o carrillera con panaderas y de postre tarta tiramisú con una bola de helado de galleta que resultó suntuoso. Todo ello regado con magnum de Viña Mayor. Todo un lujo para el paladar.

Antes hubo que hacer la consabida visita al Bar La Torre para saludar al amigo Oscar, quién junto a sus padres y hermana ofrecen el ya clásico refrigerio a la comitiva, además de un obsequio en forma de vino a los invitados al coloquio.

Y el próximo fin de semana más. Enhorabuena a La Empalizada y su junta directiva.

Notas al margen: La presencia de Antonio Miura en Montemayor causó verdadera expectación. Y de él debemos decir que es un hombre afable en la distancia corta, gran conocedor del campo taurino y continuador de una saga heredada por sus antepasados y que, según sus palabras, “continuarán llevando las riendas de “Zahariche” con honor , profesionalidad y orgullo”. 175 años contemplan a esta estirpe que ha marcado un antes y un después en la Tauromaquia.