Región

El nuevo CEAS Delicias-Canterac dignifica las dependencias de la atención social

13 septiembre, 2017 15:24

Dignificar el espacio de trabajo y las condiciones en las que se presta la atención social han sido las motivaciones que han llevado a la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valladolid a acondicionar las dependencias de la antigua comisaría de Policía Municipal en el paseo Juan Carlos I para convertirlas en el CEAS Delicias-Canterac.

El alcalde, Óscar Puente, ha destacado que estas dependencias “son muy importantes porque el 20 por ciento de las personas que han recibido información y orientación en Servicios Sociales en lo que va de año han acudido a los CEAS de esta zona”.

La inversión total de la reforma ha supuesto un coste total de 158.697 euros y permite el desarrollo de los servicios que presta el CEAS Delicias-Canterac y el equipo de intervención familiar del Área de Acción Social “ESTE”.

Cinco trabajadoras sociales, dos psicólogas y seis educadores familiares, más el personal administrativo y auxiliar - un total de 15 personas-, conforman el equipo que los servicios sociales municipales tiene ubicados en el nuevo equipamiento.

Estos, junto a los 6 profesionales que trabajan en el CEAS Delicias- Argales, en la calle Monseñor Oscar Romero, suman un total de 21 personas en distintos programas de intervención en el barrio de Delicias.

La concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero, ha señalado que el Ayuntamiento continuará en esta línea de inversiones, “porque hace falta ampliar y renovar las instalaciones de los Servicios Sociales que atienden a 40.000 personas al año”

Los datos

Así, explicó el alcalde, los dos CEAS de Delicias llevan a cabo procesos de inserción social con 580 familias beneficiarias de Renta Garantizada de Ciudadanía y se han tramitado 306 ayudas de emergencia a lo largo del año, con cantidades que suman más de 170.000 euros.

Asimismo, se realiza la valoración y seguimiento de 276 personas mayores dependientes que disfrutan del servicio de ayuda a domicilio, y desde el equipo de intervención familiar se atienden en esta zona, de forma habitual, más de 115 casos de menores en distintas fases de riesgo y apoyo a familias y mujeres víctimas de violencia de género y doméstica.

De igual forma, dado que los recursos sociales municipales no pueden, e incluso no deben, añadió el alcalde, ser la única forma de luchar directamente contra la marginación y la exclusión social, “es también voluntad de esta Corporación seguir llevando a cabo una labor complementaria de apoyo económico y también de coordinación de iniciativas sociales con las entidades y asociaciones del tercer sector de acción social de la zona, que llevan muchos años trabajando en esta lucha, presentando batalla a la marginalidad y la exclusión que se vive en la Zona Este con especial crudeza”.

En este sentido se facilitan recursos económicos, más de 27.000 euros anuales, en subvenciones de especial interés, para trabajar en proyectos de intervención social con menores y con población inmigrante. Además, se tienen formalizados también desde hace tiempo convenios de colaboración con entidades gitanas como la Federación de Asociaciones Gitanas y Promoción Gitana, mediante los que se apoyan la formación e integración de esta población tan presente en el barrio.

Por otro lado, se apoyan proyectos que, financiados por entidades como Fundación la Caixa, se desarrollan para población infantil y adolescente del barrio con entidades como Aleste, en Canterac, que trabaja con 45 niños y 12 padres, y Cáritas, que también trabaja con un número amplio de niños y jóvenes del barrio en proyectos sociales y de educación de calle.