Región

El estremecedor relato de los tíos de la menor vallisoletana fallecida

26 agosto, 2017 17:01

Los tíos de la niña vallisoletana Sara, que falleció el pasado 3 de agosto por malos tratos y abusos sexuales a manos de su madre y la pareja de esta, han anunciado este sábado que se personarán como acusación en el procedimiento abierto sobre las "agresiones" y "asesinato" de la pequeña y que solicitarán la custodia de la hermana mayor, de 12 años. Asimismo, han criticado la pasividad que mostraron los Servicios Sociales de la comunidad y la Policía Nacional y Municipal ante las "múltiples" alertas que recibieron por parte de los familiares, con el fin de que se clarifique lo ocurrido.

Así lo han señalado Rosana y Pedro, hermanos de la madre y tíos de la niña fallecida, en declaraciones recogidas por Europa Press, dos días antes de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, explique en las Cortes las actuaciones que se llevaron a cabo en este caso.

Los tíos de la niña han indicado que la "falta de atención" a las llamadas que realizaron a las diferentes Administraciones para denunciar sus "sospechas" es el fallo "definitivo" del proceso, que comenzó con la denuncia por presuntos malos tratos que interpuso un médico del Hospital Campo Grande contra la madre de la menor, Davinia M.G., que alegó que la pequeña se "había golpeado" jugando con su hermana y también que "sospechaba" de su expareja, el padre de Sara.

Asimismo, han relatado que días después conocieron al nuevo novio de su hermana, Roberto Hernández, presunto autor de los hechos, al que, según han explicado Sara no quería acercarse. Durante esta reunión, Pedro se percató de que la niña tenía un dedo "muy hinchado" y se acerca con ella al centro de salud de Íscar, donde les remiten al Clínico de Valladolid.

En el Clínico se le realiza una radiografía a Sara para "descartar" fracturas y los tíos informan a los médicos de los antecedentes de la madre de la pequeña por presunto maltrato, un hecho que lo doctores calificaron como "una cuestión que no afecta al problema porque el que la niña acude a urgencias".

El día 28 de julio, dos semanas después de lo acontecido en el Clínico, según han narrado de forma cronológica para dar su versión de los hechos, Pedro va a visitar a su sobrina, a la que nota "triste y apagada", a su domicilio, donde se encuentra con Hernández "semidesnudo" aplicándole hielo a la Sara en el ojo porque tenía un moratón en él. Pedro "exige" a su hermana que lleve a la niña al médico, a lo que la misma responde echándole de casa de "muy malas formas" y deja de contestar a las llamadas de su hermano.

En este momento, tanto Rosana como Pedro se pusieron en contacto con Servicios Sociales, Policía Nacional y Municipal que "alegaron" que esa cuestión "no era responsabilidad suya". Las llamadas, según han explicado, comenzaron a las 17.00 horas y finalizaron a las 19.00 y no obtuvieron con ellas "ninguna solución".

El miércoles 2 de agosto, la niña ingresa en el Clínico con muerte cerebral, el mismo día que sus tíos tienen una cita con Servicios Sociales, que les llaman para anularla pero no les avisan de que la niña se encuentra ingresada con "mal pronóstico". El día 3 de agosto, alrededor de las 11.00 horas se enteraron de la muerte de la pequeña.

En este sentido, Rosana y Pedro han pedido que se esclarezca lo ocurrido y que se explique por qué "no obtuvieron" ninguna solución por parte de Servicios Sociales y Policía Nacional y Municipal porque resulta "imprescindible" para que estos hechos no se vuelvan a repetir.