Región

UGT denuncia despido de 50 empleadas que trabajan en García Baquero

7 febrero, 2017 11:40

El sindicato UGT denuncia que la empresa Quesos del Duero - García Baquero, radicada en la localidad zamorana de Toro, "una vez más ha conculcado los derechos de los trabajadores". La denuncia se debe a la comunicación, unos días después de Reyes, del despido de 50 empleadas que desarrollan su actividad laboral en la fábrica toresana, si bien lo hacen bajo contrato con Eulen.

Quesos del Duero tiene una plantilla de trabajadores propios de unos 70 empleados, regulada su actividad laboral por un Convenio Estatal de Industria Láctea. Pero en sus instalaciones no solo trabajan empleados de esta empresa, si no que los empleados que prestan servicios en las instalaciones de quesos del Duero, lo son de distintas empresas.

Este es el caso de 50 trabajadores que se dedican al Envasado, Embalaje y Empaquetado del producto fabricado, prestando servicios para la empresa Eulen, la cual tiene un contrato de “alquiler” de máquinas e instalaciones de García Baquero, aportando Eulen para la producción únicamente la mano de obra. Eulen viene manteniendo este contrato con García Baquero desde hace más de una década, y hay trabajadoras con antigüedades superiores a los 11 años.

En enero, la representación sindical recibió la comunicación de la intención por parte de Eulen de iniciar procedimiento de Despido Colectivo a las trabajadoras adscritas al Servicio de al Envasado, Embalaje y Empaquetado, causalizado en el fin del contrato de prestación de servicios a García Baquero. "Al parecer García Baquero y Eulen llevaban varios meses en negociaciones para la renovación del contrato que mantenían. García Baquero no debía estar muy satisfecha con los estándares que ofrecía EULEN. Por el contrario parece ser que sí está satisfecha con el trabajo desempeñado por el colectivo de trabajadoras, coincidiendo con la opinión de Eulen", apunta UGT, si bien apostilla que "si tanto quisiera a estas empleadas de su empresa de servicios, garantizaría sus puestos y condiciones laborales, sin dejarlas a los pies de los caballos".

De estas 50 trabajadoras, que en picos de producción pueden llegar a ser 75, unas 25 tienen un contrato indefinido con EULEN, el resto tienen contratos que oscilan entre un día de duración y varios meses en condición de temporales. "Hay empresas de similares características a Quesos de Duero que hacen que las empresas de servicios concedan los mismos derechos a sus trabajadores que a los propios. De esta forma no tendríamos trabajadores de primera y de segunda. Solo le pedimos a García Baquero que no mire para otro lado".

Se prevé que para Carnaval la empresa de colocación Randstad comenzará a prestar los servicios que hasta ahora servía Eulen, cuya trabajadoras vana ser despedidas, porque su convenio no recoge la subrogación. "Randstad contratará a las trabajadoras que desee y en las condiciones que estime oportunas mientras sean legales. No hay nada que le obligue a mantener los puestos de trabajo estable que había. García Baquero podía haber exigido que esas trabajadoras mantuvieran su puesto de trabajo que tras una década de dedicación se han ganado".

"Mañana la nueva empresa podrá contratarlas, con contratos de semana, o de mes, y si quieres seguir trabajando no des problemas, agacha la cabeza y aprieta los dientes. En una provincia como esta, una treintena de puestos de trabajo indefinidos se van a destruir prácticamente gratis". Según apunta el sindicato, el miedo de las trabajadoras de Eulen a no volver a ser contratadas por la nueva empresa, hace que decidan mantener silencio. "Entendemos que esta maniobra esta orquestada por García Baquero para eliminar lastre del servicio, pudiendo hacer penosas las condiciones del desempeño del trabajo dejando sin poder de réplica a las trabajadoras, las cuales ya no dispondrán de una Representación Legal para hacer vales sus derechos. Probablemente, aproveche para que algunas más reaccionarias no vuelvan a la fábrica, y a dedo tú sí, tú no, ayude a hacer la selección de Randstad".