Portugal

Bragança: Pasado, presente y futuro

22 febrero, 2017 13:19

"Somos una ciudad de todos y para todos. Somos orgullo, somos Bragança". Así, sin contemplaciones resonaban las primeras palabras portuguesas en el Teatro Municipal del municipio portugués. Y es que, para quien no conozca Bragança por mucho que le cuente sus costumbres pocos se pueden imaginar el gran paraíso que es. Riqueza cultural, patrimonio único y hospitalidad inmejorable. Esta sería mi conclusión en un viaje en el que vagué por sus calles, disfruté de su cultura y conocí la gran riqueza de los que llevan el nombre de Bragança a todo el mundo, sus autoridades.

Comenzaba el gran día de Bragança. Bragança y los brigantinos se ponían sus mejores galas para conmemorar los 553 años de Bragança Ciudad. El primer acto nos llevó al Centro de Interpretación de Cultura Sefardita del Nordeste Transmontano, donde todo eran agradecimientos y cultura. Agradecimientos por parte del presidente de la Cámara, Hernani Dias a todos aquellos, que en mayor o menor medida, habían ayudado y colaborado en la creación del centro sefardita. Un primer equipamiento sefardí al que no le faltaba detalle y que contará con un segundo, aún en obras, pero que estará en perfectas condiciones para su uso y exposición a finales de abril con su inauguración correspondiente en junio.

Un centro cultural que forma una "parte importante de la historia de Bragança" y con el que se quiere dar voz a todas esas vivencias del colectivo sefardí. Pero sin duda, las paredes de este nuevo centro albergan una forma de refuerzo en la estrategia y dinámica de esta particular zona de la ciudad. Dicho acto contó con la presencia de varias autoridades como Fernando Sousa, el presidente de la Comisión de Coordinación Región Norte; Paulo Xavier, vicepresidenteGilberto Baptista, vereador de Bragança; y, varios "amigos" de la provincia de León como Francisco Rodríguez, de la Cámara de Comercio e Industria de León y el presidente de la Asociación de Amigos en Portugal de España, Martín Manceñido Fuertes.

Para continuar con la celebración de los 553 años de Bragança nos desplazamos a las inmediaciones del Teatro Municipal del municipio portugués. Un teatro en el que su aspecto puede dejar impresionado a cualquiera, nada que ver con lo que estamos acostumbrados a ver aquí en la región. En él las autoridades ocuparon las primeras butacas, entre los que destacó la presencia del vicepresidente de la Diputación de Zamora, José Luis Prieto. Todo estaba listo y llegaba, entre nervios y euforia, el plato fuerte de la celebración de esta conmemoración, la Sesión Solemne Conmemorativa, durante la cual el Municipio de Bragança homenajeó a los atletas Pizzi (futbolista del Sport Lisboa y Benfica) y Ricardo Vilela (ciclista en la Manzana Postobem Team, en Colombia), a Isabel Ferreira (investigadora del Instituto Politécnico de Bragança), con la entrega de la Medalla Municipal de Mérito, y a Prudência Vaz y Teresa Ramos (médicas en la Unidad Local de Salud del Nordeste) com el Prémio ‘Municipio de Bragança’.

Cinco 'brigantinos' que se han convertido en el claro ejemplo de embajadores de esta ciudad. "Los mejores ilustres que construyeron la ciudad de Bragança", la cual día a día intenta mejorar, para que "los vecinos sientan que merece la pena vivir".

Pero sin duda, entre emoción y reconocimiento, la gran anécdota de la noche fue la protagonizada por el presidente de la Cámara de Bragança al colocarle la medalla a la investigadora galardonada y una de las mejores del mundo, Isabel Ferreira. La medalla se complicó y entre risas y nervios Hernani Dias tuvo dificultad para colocar el broche.

Asimismo, el broche de oro lo puso la música, como no podía ser de otra manera. Un concierto de fado a cargo de la artista local Carolina, que volvía a su tierra para estremecer y sorprender a los centenares de presentes que se levantaban de sus butacas con la última interpretación para ovacionar a la artista. Sin duda, un día para celebrar, conocer y enriquecerse de costumbres, cultura y la gran hospitalidad de sus gentes. Por ello, visita la ciudad, visita Bragança y descubre un paraje y un paraíso que pocos lugares tienen.