Opinión

Terremotos en Madrid

7 mayo, 2021 14:14

Curiosamente ayer, 6 de mayo, ha habido un terremoto o seísmo en la Comunidad de Madrid. Dos días antes, 4M, también lo ha habido, aunque político y de gran intensidad, cuyo epicentro en la región central se va a extender sin duda a otras partes de España, empezando por Andalucía. Y es que Madrid, y no sólo la capital, tiene efectos invasores y contagiosos, como estamos empezando a ver.

Aquí, en Madrid, el terremoto ya ha empezado a cobrarse las primeras “víctimas” políticas a saber, el propio candidato socialista, Ángel Gabilondo, que renuncia a su acta de diputado de la Asamblea madrileña y el candidato de Podemos, el polémico y desconcertante Pablo Iglesias, que, además de eso, se retira de la política después de una andadura plagada de errores. Igualmente, el secretario general de la federación madrileña, José Manuel Franco, dimite de su cargo arrastrando al casi medio centenar de miembros de su ejecutiva. Y todo a los pocos días del seísmo del martes.

Mientras tanto, a otros niveles, como son las sedes de los partidos afectados, los máximos responsables miran para otro lado y practican un conocido deporte: “echar balones fuera”, como si no fuera con ellos.

Sin embargo, todas las miradas, se quiera o no, se dirigen a los mismos sitios, en el caso socialista, a Ferraz, sede central del partido o incluso a Moncloa, sede de la presidencia del Gobierno, donde según las malas lenguas se han cocido las listas y la estrategia de campaña que ha dado lugar al desaguisado del 4M. Y allí se habla poco o no se dice nada, aunque hay silencios atronadores que hablan por sí solos. Y es que el terremoto ha sido, sin duda, como decía al principio, de los que ni los más viejos de la localidad recuerdan por su intensidad y cuyo radio de acción empieza a extenderse.

¿Cuáles son las causas de lo ocurrido? se preguntarán muchos. Sin duda concurren varias, pero hay dos que pueden casi centrarse en una: el pulso entre Díaz Ayuso, presidenta regional y Sánchez, presidente del Gobierno central. Entre el desparpajo de la chulapa madrileña y el chulo, también madrileño. Y claro, entre la rebelde heroína y el mandón que quiso imponerse, el electorado se ha puesto claramente del lado de la Agustina de Aragón madrileña frente a los Sánchez e Iglesias, que han trenzado una alianza perdedora.

Ahora, como también señalaba al principio, el terremoto se extiende a Andalucía donde otra mujer, Susana Díaz, se enfrenta en primarias socialistas al candidato designado por el poder central y alcalde de Sevilla, Juan Espadas, para la presidencia de la Junta, por lo que es posible que se repita un duelo similar, aunque de incierto resultado.

Lo que sí parece claro es que la mujer por antonomasia está cobrando un gran protagonismo y su papel de buena gestora y no menos luchadora, va a librar batallas sin cuartel.

“Mujeres para cambiar el mundo”, fue el lema del Día Internacional de la Mujer el pasado 8 de marzo. Y es que de los casi 200 países que hay en el mundo, sólo 22 tienen a mujeres como Jefes de Estado o de Gobierno y aunque se ha mejorado estos últimos años, a este ritmo tardaremos 130 años en alcanzar la igualdad de género en política. Por ello, el éxito de Isabel Díaz Ayuso, seguro que tiene también que ver con esta ansia de igualdad de tantas mujeres que superan ya el 50% del electorado.