Televisión

¿Puede prescindir ‘MasterChef’ de sus pruebas de exteriores?

La segunda parte de la competición es la que más críticas suele generar

11 noviembre, 2020 14:07

Las pruebas de exteriores de MasterChef (ya sea en su versión Celebrity, de anónimos o Junior) han provocado muchas críticas a lo largo de la historia del programa. Si nos fijamos en la que actualmente hay en emisión, la quinta del Celebrity, nos encontraremos, por ejemplo, con muchos comentarios en las redes sociales que rechazaban que en una de esas pruebas se colgase a patos y conejos muertos como si fuesen decoración (aunque las celebridades tuviesen que limpiarlos y cocinar con ellos). Sobre todo, porque el discurso del programa giraba hacia el respeto por la naturaleza.

Más allá de la contradicción de algunos mensajes ecologistas del programa, en los tiempos actuales marcador por la crisis sanitaria del coronavirus, las críticas han ido muchas veces vinculada a la falta de seguridad en el cocinado, así como en las conocidas distancias sociales. Por ejemplo, Ainhoa Arteta besó en los labios a Jordi Cruz durante unas valoraciones, y en la prueba de la semana pasada se ofreció un homenaje a los sanitarios aunque no por ello los participantes usaron mascarillas para hablar con ellos ni guardaron las distancias.

En el homenaje a los sanitarios no se respetaron las distancias ni se utilizaron mascarillas

A esto le sumamos las críticas de las pruebas de exteriores que están por venir. Tal como recogíamos en estas páginas, durante el mes de octubre se grabó la primera edición de MasterChef Senior, un especial que rinde homenaje a toda una generación y que presentará en cocinas una divertida competición entre un grupo de aprendices veteranos.

El día 16 de octubre, la Plaza Mayor de Salamanca acogió una de las pruebas de exteriores, en las que además de los jueces Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz acudía como invitada Loles León, antigua concursante del celebrity.

Como suele ocurrir en este tipo de pruebas, que centran el segundo de los tres bloques del programa, la organización valló parte de la plaza, que se convirtió en un improvisado restaurante. La Policía Local estuvo presente para controlar la aglomeraciones, pero a pesar de la crisis sanitaria y de las recomendaciones sobre las distancias de seguridad fueron muchos los curiosos que se acercaron a ver cómo cocinaban nuestros mayores.

En las redes sociales muchos usuarios criticaron la realización de esta prueba de exterior, y es que pocas horas después de la grabación la ciudad castellanoleonesa contaría con nuevas restricciones como el confinamiento perimetral de la ciudad.

¿No se puede prescindir de la prueba de exteriores?

Con todo esto, es fácil que más de un espectador se pregunte hasta qué punto el programa podría prescindir de su prueba de exteriores, al menos, mientras dura la crisis sanitaria, o al menos, realizarla en el estudio. La respuesta, sin embargo, no es nada sencilla.

La prueba de exterior es clave para la narrativa del programa. Allí vemos a los participantes competir por equipos y descubrimos los roles que asumen cada uno, sus filias y sus fobias. Las mejores muestras de compañerismo así como las actitudes más déspotas salen a la luz cuando están cocinando en algún punto de España.

Esta parte del programa, además, favorece la labor divulgativa de nuestra gastronomía, por lo que Televisión Española cumple una buena labor de servicio público. Nos enseña qué platos hay en cada comunidad, nos presenta postres típicos que muchos desconocíamos, y de paso, damos un paseo televisivo por el pueblo o ciudad de turno.

Por último, hay que destacar que en las pruebas de exterior es donde Televisión Española logra percibir ingresos a través de patrocinios, alejándose de la publicidad convencional. 2017 fue el año que más ingresos generó Masterchef: un total de 1.704.229 euros. Ingresos que bajaron a 598.671 en 2018.

A veces, esos patrocinios son un arma de doble filo. Y es que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia ha multado en alguna ocasiónal talent show producido por Shine Iberia por publicidad encubierta, como por ejemplo, la de unas bodegas, tal como recogió este portal.