Alicante

Las palabras "acelerar", "adelantar" o "agilizar" son habituales en el vocabulario del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, cuando habla de vacunación. La última vez, el pasado sábado, en el que explicó que "adelantaría" a esta semana la vacunación de los veinteañeros en algunas zonas de salud del interior. La previsión para este grupo de edad era empezar casi a mediados de agosto. 

Noticias relacionadas

La retórica del jefe del Consell, sin embargo, tiene truco. La Comunidad Valenciana no adelanta el suministro de dosis para los más jóvenes, sino que trata de equipararse al resto de regiones que le llevan la delantera, y que son la mayoría. Porque semana tras semana la autonomía aparece en una de las últimas posiciones (o directamente la última), tanto en ciudadanos con una dosis como inmunizados.

Los últimos datos que el Ministerio de Sanidad tiene colgados en la web son del pasado jueves, y allí se refleja perfectamente esta tendencia: es la cuarta por la cola en población a vacunar (4,5 millones) inmunizada, con un 53,2%; solo está peor Madrid (50,1%), Baleares (51,2) y Murcia (52,3). 

En la estadística de quienes tienen solo una dosis, sin embargo, es la última, con un 65% frente al 68,9% de la media nacional. Mirando la tabla por franjas de edad se ve dónde está el problema: la Comunidad Valenciana tiene unos datos muy buenos en los menores de 80 años, pero a partir de los treintañeros cae en picado y la cifra global se resiente.

¿Cuáles son los motivos? El departamento que dirige Ana Barceló ha dejado caer -sin decirlo expresamente- que existe un déficit de vacunas, algo que es rigurosamente cierto. De hecho, el Gobierno de España penalizó a las seis autonomías consideradas "turísticas" en España (Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía, Madrid, Baleares y Canarias) porque su población estaba menos envejecida que en el resto. 

Pero es que además la autonomía ha suministrado dosis a aquellos turistas desplazados que han acreditado más de un mes de estancia, lo que ha supuesto otro corte de 100.000 vacunas, aproximadamante. En teoría el Ejecutivo central se ha comprometido a reponer este suministro, lo que, según Barceló, "permitirá acelerar la vacunación de jóvenes en agosto".

El problema es que no se trata solo del stock. Si atendemos a las estadísticas sobre las vacunas suministradas en función de las entregadas, la Comunidad está en el 93%, muy ligeramente por debajo de la media nacional (93,2). Es decir, que hay casi 400.000 dosis que siguen esperando a ser inoluladas. 

Batalla política

La lentitud en el proceso de vacunación ha provocado una bronca política que va in crescendo. Por un lado, desde Ciudadanos su portavoz de Sanidad en las Cortes, Fernando Llopis, lleva meses denunciando tanto el déficit en el suministro de vacunas como la lentitud del proceso.

Para Llopis, "es evidente que el Gobierno autonómico está sobrepasado", teniendo en cuenta "los datos y su  comparativa con otras regiones". "Día tras día salimos perdiendo. Y es por la inoperancia del Botánico", manifestó.

El portavoz de Sanidad del PP, José Juan Zaplana, ha afirmado que el Consell no tiene un proyecto de vacunación "serio, rápido y eficaz" que luche contra la pandemia en este momento "tan complicado" de la quinta ola.



"Cada día hay datos muy preocupantes de contagios y hospitalizaciones en la Comunidad Valenciana. Ni nuestros sanitarios ni la sociedad valenciana merecen un gobierno sin rumbo y sin proyecto sanitario", ha criticado.



Zaplana ha manifestado que el president Puig "ha vuelto a engañar a los valencianos" porque dijo que en julio estaría vacunada el 70% de la población y a día de hoy estamos "muy lejos" de ese porcentaje, con un 47% de personas con la pauta completa, dos puntos menos que la media nacional; entre 30-39 un 11 %, siete puntos menos; y en la franja de 20 a 29, un 9%, cuatro puntos menos.

Por su parte, la portavoz de Sanidad del PSOE valenciano, Carmen Martínez, ha lamentado que al Partido Popular "le moleste que la vacunación avance a buen ritmo en la Comunidad y que esta misma semana se comience a citar a los jóvenes de entre 20 y 29 años".



La portavoz socialista ha apuntado que, a diferencia de comunidades autónomas como Madrid, en la Comunidad se han administrado "todas y cada una de las dosis que se ha recibido" algo que, sin embargo, no s ecorresponde con los datos que recoge el Ministerio de Sanidad. 



Martínez ha asegurado que la vacunación está funcionando, "como demuestra el hecho de que la incidencia se concentre en la población no vacunada", y ha afirmado que con el nuevo adelanto en el calendario, las cifras mejorarán.